Tratamiento Capilar de Bioestimulación Autóloga

El tratamiento de alopecia o caída del cabello ha tenido muchos avances en los últimos años pero sigue siendo un reto para el médico y paciente. Las causas de la pérdida del cabello en hombres y mujeres son principalmente de tipo genético y hormonal. Al menos el 25% de los hombres muestra signos de alopecia al llegar a los treinta años y alrededor del 40% de las mujeres sufre la pérdida del cabello hereditaria cuando entran en la menopausia. Los desequilibrios hormonales, trastornos tiroideos, la anemia ferropénica, uso de ciertos medicamentos, estrés pueden contribuir a la caída del pelo.

Cuando se consideran los tratamientos para la caída del cabello o alopecia, es importante diagnosticar la causa, el tipo, el patrón y el grado de la alopecia, calvicie o pérdida de cabello.

Según el tipo y el grado de alopecia, podemos recurrir a varias técnicas alternativas para su tratamiento que podrían ser utilizadas solas o en combinación.

Existe una gran variedad de opciones que han demostrado su eficacia. Entre ellas podemos destacar mesoterapia, carboxiterapia, Bioestimulación Autóloga, terapia láser de baja intensidad (LLLT), micropigmentación, sistemas de sustitución de cabello, trasplantes capilares.

Según recientes declaraciones, la Bioestimulación Autóloga, podría convertirse en el siguiente gran avance en el tratamiento de la alopecia y el crecimiento del cabello para los hombres y mujeres.

Esta nueva técnica consiste en aplicación intradérmica de los factores de crecimiento, proteínas activas, producidas por todas las células del cuerpo y que se encuentran en mayor proporción en las plaquetas. Es un complejo proteico, obtenido del propio paciente mediante extracción de sangre y su centrifugación posterior. Una vez obtenido el producto, el medico lo aplica en el cuero cabelludo a través de microinyecciones directamente en el área donde se observa afinamiento y pérdida de cabello. Los factores de crecimiento activan la raíz del pelo, mejoran la calidad del cabello y detienen la caída.

Es un método ambulatorio que se realiza en la consulta médica. El procedimiento completo dura unos 30 minutos. Después del tratamiento el paciente puede continuar con su vida normal, no requiriendo tiempo de recuperación.

La cantidad y periodicidad de las sesiones varía de acuerdo a cada caso. En general, se recomienda realizar una sesión al mes durante tres meses consecutivos. Dependiendo de los resultados, se aconseja repetir alguna sesión de mantenimiento a los 3, 4 o 6 meses.

El otoño, como la primavera es una estación especialmente propensa para que se acentúen los problemas de pérdida de cabello.

Por esta razón, es ahora cuando más conviene tener en cuenta los diferentes tipos de tratamientos anti-caída que existen actualmente.

El gran avance en esta materia viene de la mano de la bioestimulación autóloga.