Publicado el 12 marzo de 2019 a las 16:32, por

Errores frecuentes en la pérdida de peso

Por Maite Bermudo, Dietista y Nutricionista de Clínica CRES Palma.

Conoce los errores frecuentes en la pérdida de peso que cometemos habitualmente. 

Seguramente alguna vez te has puesto propósitos para perder peso y sientes que tus esfuerzos no se ven reflejados en lo que la báscula marca. Si es así, este artículo te interesa.

Vamos a hacer un repaso en los errores más comunes que se cometen cuando se realiza una dieta enfocada a la pérdida de grasa.

  1. SEGUIR UNA DIETA SALUDABLE PERO MUY CALÓRICA:

Tener buenos hábitos de vida es esencial, pero en ocasiones comer alimentos sanos no garantiza la pérdida de peso. Para ello no solo es importante comer saludablemente, también hay que tener en cuenta la cantidad que se ingiere para que se adecúe al gasto calórico.

En definitiva, para perder grasa hay que comer menos de lo que se gasta. Por tanto, es recomendable contar con un dietista-nutricionista que se encargue de adecuar y personalizar tanto la cantidad como la distribución de los distintos tipos de alimentos (hidratos de carbono, proteínas y grasas).

  1. HACER EJERCICIO SIN CUIDAR LA DIETA:

Realizar actividad física es un factor muy importante para mantener la salud y un adecuado estado físico, pero si lo haces para compensar los excesos en alimentación, no vas a lograr los resultados deseados.

Además, gracias al GENETICRES, sabemos que no todos tenemos la misma predisposición genética a quemar grasa durante el ejercicio, por lo tanto personalizar el tiempo y el tipo de actividad que se realiza es primordial para llegar a nuestra meta.

El ejercicio es esencial durante una dieta para la pérdida de grasa, ya que va a evitar la disminución de la musculatura y que el resultado se vea mejor físicamente. Pero lo más efectivo será siempre combinar unos buenos hábitos alimenticios junto con una rutina de ejercicio adecuada.

  1. HACER DIETAS MUY ESTRICTAS SIN CAMBIAR DE HÁBITOS:

A menudo la palabra dieta se asocia con planes nutricionales aburridos, muy estrictos y que se siguen de manera temporal hasta lograr un objetivo. Pero, ¿y luego qué? Al empezar con un plan nutricional de pérdida de peso, lo primero que debemos cambiar es nuestra mentalidad.

El objetivo de una dieta eficaz es la pérdida de peso acompañada de un cambio de hábitos y un aprendizaje que garantice la salud y el mantenimiento del peso a largo plazo.

  1. REDUCIR MUCHO LA INGESTA CALÓRICA DURANTE LARGOS PERIODOS DE TIEMPO:

Como ya he comentado, para perder grasa es importante tener un buen balance calórico. Pero en ocasiones, comer muy pocas veces al día sin hacer ejercicio y basar la alimentación en ensaladas y cremas de verduras sin tener en cuenta la calidad nutricional de la dieta, además de provocar hambre, va a enlentecer el metabolismo.

Si el cuerpo recibe muy pocas calorías va a entrar en ‘modo ahorro’, lo que provocará dificultad a la hora de perder peso. Por tanto, es recomendable mantener un buen balance tanto en la cantidad como en la variedad de nutrientes (proteínas, grasas e hidratos de carbono).

  1. INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS:

Una intolerancia alimentaria es la capacidad de ciertos grupos de alimentos de producir efectos adversos en la salud de las personas tras su ingesta.

En ocasiones la mala metabolización de alimentos como el gluten o la lactosa puede provocar daños en el intestino y como consecuencia problemas digestivos como inflamación abdominal, estreñimiento, sensación de plenitud, diarreas, etc.

Es importante valorar y descartar posibles intolerancias alimentarias para evitar problemas de salud y dificultad para perder peso.