Publicado el 19 marzo de 2018 a las 14:59, por

Cuidados de la piel tras cumplir los 40

 Clínicas CRES y los cuidados de la piel tras cumplir los 40 años

Cumplir 40 no tiene que suponernos una crisis si somos previsoras, y si ya los hemos cumplido, y hemos seguido ciertas rutinas de buenos hábitos, no sólo no tendremos crisis sino que habremos descubierto la gran edad dorada de la actualidad.

Los problemas son otros, las preocupaciones también. Te has pasado los primeros 25 años llorando por tonterías, los diez años siguientes organizando tu madurez y buscando la estabilidad, otros cinco años después ya eres tú misma más que nunca y no te gusta que te hagan perder el tiempo. Porque el tiempo es lo único que empieza a notarse…

Lo único que envidiamos a estas alturas de la lozanía de juventud es precisamente la piel tersa y el cuerpo firme de entonces.

¡Horror! Al llegar a esta edad la pérdida de tersura y luminosidad en la piel así como la aparición de arrugas comienzan a quitarte el sueño. ¿Qué debes hacer para mantener la firmeza de tu rostro? ¿Qué cuidados tienes que llevar ahora? Los conocemos y así los compartimos.

Si has sido constante con tu rutina de belleza durante la veintena y la treintena, ten por seguro que tienes una gran ventaja con respecto a aquellas que se han puesto las pilas a última hora. Está claro que la edad pasa por todas nosotras y que las arrugas, patas de gallo o líneas de expresión se harán más notorias pero lo importante es que la piel se mantenga firme y se evite, en la medida de lo posible, la flacidez. Y es que la llamada piel ‘colgante’ es uno de los principales complejos estéticos de las mujeres a esta edad. Para ello, deberás utilizar productos que le devuelvan el colágeno y la elastina a la piel, cuyos niveles comienzan a disminuir a partir de los 25 años, con ingredientes como retinol y ácido hialurónico.

Tu piel comienza a requerir cuidados especiales al llegar a los 40.

Limpieza y humectación de tu rostro.

No olvides que una piel limpia es el primer gran paso para lucir un rostro joven y sin rastro de impurezas. ¿Qué debes hacer? Muy sencillo. Recurre a fórmulas limpiadoras supercremosas o con efecto tensor para mantener a raya a la flacidez propias del rostro o el cuello. Mientras más densa sea la crema, mejor, ya que limpiará y humectará el rostro que, por la edad, tendrá mucha más predisposición a estar seco que en otras edades.

Y, por supuesto, JAMÁS se te puede pasar por alto el uso de la crema hidratante. El ‘must’ que nunca debes dejar de lado tengas la edad que tengas. Al igual que en los productos que utilices para la limpieza facial, opta por cremas humectantes espesas que combatan la resequedad y que te aporten vitaminas y antioxidantes. Sin duda, serán un plus en tu rutina.

Despídete del maquillaje (o, al menos, de los tonos oscuros).

Bebe agua en abundancia, esto se aplica a todas las edades, sin lugar a dudas.

Protege tu piel del sol.

Sí, llevas escuchando este consejo prácticamente desde que naciste. El sol es uno de los grandes enemigos de nuestra piel y si en la treintena te protegías de él para retrasar la aparición de las arrugas, una vez cumplidos los 40 la clave estará en prevenir problemas como el cáncer de piel (aunque esto puede ocurrir en cualquier edad si no se pone remedio), verrugas y manchas. Utiliza una crema que contenga SFP y aplícatela en los brazos, en el pecho y en el rostro. Si coges la costumbre y lo empiezas a hacer de forma rutinaria castigarás mucho menos a tu piel.

Utiliza tratamientos específicos de vez en cuando.

Grábate esto a fuego: la clave del éxito, si tienes cuarenta años o más, reside en la constancia. El llevar a cabo una rutina de belleza diaria ganará muchos puntos a tu favor. Para darle vida a una piel opaca y con signos de flacidez apuesta por peelings o por los sueros abrillantadores o con vitamina C. Si pueden ser con efecto lifting mucho mejor ya que favorecerá la elasticidad de la tez.

Por último, recurrir a la aparatología estética puede ser uno de los mejores aliados frente al paso del tiempo; Clínicas CRES ha presentado la evolución del HIFU facial, conocido como EVOlift, que permite tratar por la dermis de las zonas faciales, de cuello, de escote e incluso de manos, obtener una coagulación controlada a diferentes profundidades, de una forma totalmente indolora, consiguiendo un efecto lifting prácticamente inmediato y de efectos muy duraderos. Deposita energía de ultrasonidos concentrada en capas inferiores de la dermis a temperaturas óptimas para la regeneración de colágeno. El tratamiento hace que comience un proceso natural, la neocolagénesis, para producir colágeno nuevo y natural a fin de contrarrestar los efectos del tiempo y de la gravedad en la piel. Alcanza una temperatura de entre 60º y 70º, sin producir daños en la piel, con su aplicación en facial y corporal, la nueva tecnología de Clínica CRES se denomina Evolift y Evolipo, respectivamente.

Elimina líneas de expresión, produce un tensado cutáneo y un lifting natural en lo que a rostro, cuello y escote se refiere, mejora la elasticidad de la piel, luminosidad del aspecto global de la piel. También tiene su versión en corporal, conocida como EVOlipo, capaz de conseguir un remodelado completo e incluso una talla menos en la primera sesión.