Publicado el 17 enero de 2018 a las 14:19, por

Comer más verde

 Clínicas CRES y sus consejos para comer más verde

Consumir un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras reduce el riesgo de sufrir patologías crónicas como las cardiopatías, el cáncer o la obesidad. Es lo que dicen la OMS y la FAO respecto al consumo de estos alimentos; comer más verde te cambia la vida.

Consumir un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras reduce el riesgo de sufrir patologías crónicas como las cardiopatías, el cáncer o la obesidad. Es lo que dicen la OMS y la FAO respecto al consumo de estos alimentos.

Más vitalidad para tu día a día

Si se te hace cuesta arriba comer sano, saber por qué te beneficia la ingesta de verduras puede ayudarte a cambiar de hábitos. Las vitaminas y minerales que contienen son esenciales para que el organismo funcione correctamente y para que tengas energía suficiente para afrontar el día.

Mejor aspecto

Comer bien, y en concreto comer en clave veggie, también puede influir en tu imagen. Por ejemplo, la vitamina C incrementa la producción de colágeno, la proteína encargada de aportar elasticidad a la piel, tal y como informa la Asociación Española de Dermatología y Veneorología. La puedes encontrar en alimentos como la zanahoria, el pimiento o la calabaza.

Aquí tienes algunos consejos para comer más verde a diario sin que se te haga bola:

Da tiempo al tiempo

Si te propones comer algo que no te gusta márcate un objetivo asumible. No intentes dar un cambio radical a tu dieta de la noche a la mañana. Puedes empezar comiendo sólo un plato de verdura al día e ir incrementando la ingesta de forma progresiva.

Juega a combinar

No se trata de comer platos que sólo contengan verde: comer sano es también comer variado. Combinar verduras y hortalizas con pasta es un buen recurso para que empieces a verlas con buenos ojos: aquí tienes algunas ideas para prepararlas al más puro estilo de la mamma.

Vístelas al gusto

¿Te saben a poco? Pues tienes un elenco de opciones para aderezarlas: especias, frutos secos, salsa de soja o de yogur son sólo algunos condimentos que agradecerá tu paladar.

“Dipea distinto para comer más verde”

Si además te cuesta meterte en la cocina, prueba con purés y salsas tan sencillos que los podría hacer un niño de 6 años. Recetas como el hummus, el baba ganoush o el guacamole tienen un sabor intenso perfecto para acompañarlos con dips de zanahoria, calabacín o pepino crudos.

Exprime el verde

Los vegetales de hoja verde, como el brócoli, las coles de bruselas o las espinacas, combaten la anemia, relajan la musculatura y aportan magnesio –un mineral cuya carencia puede originar fatiga y déficit de memoria–, según la European Food Information Council. En batidos o licuados combinados con frutas (conocidos como zumos verdes), los puedes disfrutar más.

Patrones de dieta gracias a Clínicas CRES

Dietas como la Detox que propone Clínicas CRES, para desintoxicar el organismo mediante batidos, caldos, smoothies de vegetales… Descubre el la Unidad de Nutrición de Clínicas CRES haciendo click aquí.