Peeling Químico Facial

¿Qué es un Peeling Químico Facial?
Cuando hablamos de “Peeling” nos referimos de forma general a un proceso de exfoliación o descamación. En este tratamiento el proceso se realiza utilizando diferentes principios químicos sobre la piel que permiten una renovación profunda de sus capas con el objetivo de eliminar imperfecciones como las manchas en la piel y favorecer un color uniforme.

De forma más específica podemos definir el Peeling Químico Facial como la eliminación de diferentes capas epidérmicas aplicando un agente químico irritante o cáustico de una manera controlada. La renovación de las capas de piel produce que las nuevas tengan mejor calidad y menos arrugas y manchas.

Indicaciones del tratamiento

Es perfecto para incidir en pieles dañadas por el sol, para la eliminación de arrugas, la rosácea, eliminación de manchas en la piel y la mejora neta de cicatrices como las provocadas por la varicela o el acné.

Cuanto mayor penetre la sustancia química en la piel, más capas de piel se eliminan. A su vez, a mayor profundidad también nos encontramos con mayor riesgo. Además de las indicaciones de uso que hemos hecho anteriormente, el Peeling Químico Facial también puede utilizarse de forma más recurrente para el mantenimiento de una piel tersa, luminosa y sin impurezas.

Hay que decir que la combinación final de sustancias empleadas depende del objetivo del tratamiento (eliminación de manchas, cicatrices de acné, antiarrugas, etc.).

Sea cual sea la combinación, se consigue una mejora en la calidad de la piel y un aumento en la generación de colágeno y elastina.

En todo momento serán doctores especializados los que decidirán el tratamiento adecuado para las características de tu piel.

La duración del tratamiento son aproximadamente treinta minutos.

Es necesario un cuidado postratamiento, que será indicado por el especialista.

No se recomienda a embarazadas y mujeres en periodo de lactancia.