Bioestimulación autóloga PRP con factores de crecimiento epidérmico

El envejecimiento de la piel del rostro se produce por una disminución de los procesos de reparación y renovación del tejido, las secreciones apocrinas, ecrinas y sebáceas se presentan en menor nivel y la aportación nutritiva del aparato vascular es menor. Las fibras elásticas subepidérmicas y la capa en que se presentan van desapareciendo, disminuye la luminosidad, la piel es más laxa, menos tersa y aparecen las arrugas. En este escenario de envejecimiento facial el tratamiento con PRP, plasma rico en plaquetas, sirve para regenerar y revitalizar el rostro, aumentar el grosor de la piel, recuperar su elasticidad y aumentar la circulación y de esta forma la tersura y apariencia de la piel mejoran.

Descripción del tratamiento

Para realizar una infiltración con factores de crecimiento es necesario previamente extraer una pequeña muestra de sangre que se almacena en unos tubos con anticoagulante. Seguidamente se realiza un proceso de centrifugado que siguiendo unos parámetros de velocidad y tiempo empleado permite aislar los glóbulos blancos, rojos y plasma sanguíneo.

Más tarde, en condiciones de esterilidad, se aísla ulteriormente el plasma rico en plaquetas (PRP) y se realiza un proceso de activación. Sin esperar más tiempo y con una anestesia tópica de la piel (con crema anestésica) se realiza la infiltración del producto en la zona tratada siguiendo la misma metodología que con la mesoterapia.

Posibles Inconvenientes

  • Además de las lógicas molestias derivadas de las microinyecciones y dependiendo del tipo de piel, podemos observar la aparición de alguna equimosis (moratón) o leve rojez que en todo caso desaparecen rápidamente y pueden ocultarse con maquillaje.
  • Inflamaciones pasajeras por la propia dinámica de la infiltración.
  • Eventuales hematomas, siempre de baja intensidad.
  • Destacar que no ha habido reacciones alérgicas al tratamiento al trabajar con material autólogo.
  • Posible intolerancia dérmica a la crema anestésica.

Ventajas del tratamiento

  • Es un tratamiento regenerativo del envejecimiento cutáneo.
  • Revitalización global de la piel.
  • La alergia es imposible ya que los factores de crecimiento se obtienen del propio paciente.
  • Es un tratamiento básico de lucha contra el envejecimiento cutáneo y permite la combinación con otras terapias.
  • Mejora el aspecto, tono, brillo, tacto, textura y otras características.
  • Bioestimulación de la función del fibroblasto (célula encargada de la formación de colágeno).

Duración de la sesión

La duración de la sesión de infiltración se encuentra entre los diez y treinta minutos a lo que demos añadirle el tiempo necesario para procesar el plasma y preparar los factores de crecimiento. En total podemos decir que el proceso completo ronda los 60 minutos.

¿Para quién está indicado?

Hombres y/o mujeres que quieran utilizar un proceso de rejuvenecimiento cutáneo con sustancias autólogas, provenientes de nuestro organismo y por tanto sin posibilidad de reacciones alérgicas.
Pacientes que habitualmente se encuentren en entornos ambientales extremos de altura, humedad, sequedad etc. (por ejemplo pilotos o auxiliares de vuelo).
Pacientes con secuelas y problemas derivados del acné juvenil u otro tipo de cicatrices y que quieren mejorar su aspecto.