Publicado el 25 agosto de 2014 a las 14:27, por

En cuestión de estética, todas las épocas del año requieren sus cuidados específicos. El otoño no iba a ser menos, con el cambio de temperatura, de hábitos y rutinas. Nuestro cuerpo en general, y nuestra piel en particular, se enfrentan a las primeras bajadas de temperatura. Pero antes, la piel debe recuperarse de los excesos veraniegos.

cara otono

En cuestión de estética, todas las épocas del año requieren sus cuidados específicos. El otoño no iba a ser menos, con el cambio de temperatura, de hábitos y rutinas. Nuestro cuerpo en general, y nuestra piel en particular, se enfrentan a las primeras bajadas de temperatura. Pero antes, la piel debe recuperarse de los excesos veraniegos. Sobreexposición solar, viento, arena, cloro de las piscinas, bronceadores… Una serie de agentes externos que la maltratan, aunque a simple vista y gracias al bronceado, parezca lo contrario.

Lo primero es recuperar los hábitos de limpieza, tonificación e hidratación perdidos con los viajes y los cambios de horario. Los productos naturales, los mejores, ya que no contienen alcohol y, por lo tanto, no alteran el equilibro de nuestra epidermis. Los especialistas de CRES proponen una mascarilla facial a base de té rojo, que nos será de ayuda en caso de granitos o erupciones asociados a la exposición al aire libre. También es útil en casos de alergia, tiene efecto antioxidante y anti-radicales libres y contiene minerales como el hierro, el potasio, el calcio, el magnesio o el zinc.

La ingesta de alimentos ricos en antioxidantes – fruta y verdura que podemos encontrar en cualquier establecimiento – zanahorias, naranjas, brócoli, tomates y té verde, en este caso en infusión, nos ayudará a contrarrestar la falta de luminosidad y tono de nuestro rostro y de todo nuestro cuerpo. Para eliminar las células muertas, lo mejor, un peeling para la rehidratación, la mesoterapia facial, pregunta a nuestros expertos a través de nuestra red de Clinicas CRES. Ambos son tratamientos indoloros que se realizan en la clínica sin anestesia ni dolor alguno. Incluso, se puede realizar una terapia en seis sesiones de tratamientos combinados.

Por último, si queremos olvidarnos para siempre de las fastidiosas manchas deberemos esperar un mes tras regresar de las vacaciones. Los peelings despigmentantes y el láser harán el resto. Las sesiones sólo duran media hora y deberán repetirse cada quince días. Bastará con acudir a la clínica entre una y seis veces. Más allá será difícil una mejora visible.

¡Bienvenida a casa!