Publicado el 24 agosto de 2015 a las 12:51, por

Durante el verano sometemos a nuestra piel a una continua exposición solar. Estas actuaciones pueden suponer la aparición de las llamadas manchas solares.
¿Pero qué son las manchas solares? Son alteraciones pigmentarias que se producen en la piel. La síntesis de melanina se produce dentro de los denominados melanosomas mediante el complejo enzimático de la tirosinasa.
La melanina pueden ser de 2 tipos: Eumelaninas (que producen manchas oscuras) y Feomelaninas (que dan lugar a coloraciones más rojizas).


Las manchas solares se pueden dar por distintas razones tanto por el aumento de melanina como de melanocitos en distintos estratos de la piel. Por ello podemos diferenciar distintas patologías pigmentarias:

  • Efélides: Se producen por un aumento de la melanina epidérmica. Son las denominadas “pecas” que aumentan con la exposición solar y no aparecen en mucosas.
  • Melasma o cloasma: Se producen por un aumento de la melanina dérmica. Es una pigmentación difusa de coloración  marrón claro, mal delimitada, localizada en frente, región malar, labio superior y mentón. Afecta con mayor frecuencia a mujeres y aumenta de intensidad con la exposición  solar.  Asintomática.  Puede asociarse a la toma de anticonceptivos o hidantoínas  y  al embarazo. El tratamiento es la protección solar y el empleo  de cremas despigmentantes con hidroquinona y/o ácido kójico.

Lo más importante para la prevención de la aparición de este tipo de manchas es evitar la exposición solar reiterada y el empleo de fotoprotección adecuada para nuestro tipo de piel.
Uno de los tratamientos más eficaces una vez han aparecido las manchas solares es el PEELING FACIAL.

Este tratamiento consiste en pincelar la zona hiperpigmentada con sustancias a concentraciones adecuadas y mantenerlo durante una serie de minutos. Para la preparación del paciente se le lavará la cara con agua y jabón, se procederá a pincelar las zonas coloreadas y por último se retirará con alcohol. Posteriormente se tratará la cara con cremas hidratantes.
La piel puede tener una tendencia a oscurecerse los primeros días pero luego tendrá una caída brusca dejando la zona limpia. Las aplicaciones de esta técnica pueden variar según la persona.