Publicado el 26 diciembre de 2012 a las 16:00, por

Protege tu piel de las agresiones invernales

A diferencia de lo que muchos de nosotros pensamos, el frío no es bueno para la piel, ni te rejuvenece por arte de magia; todo lo contrario, con la llegada del invierno la piel sufre problemas de deshidratación debido en gran parte a los extremos cambios de frío y calor.

El viento frío, la lluvia y el calor de la calefacción secan la piel provocándonos una incómoda sensación de tirantez.

Pasar del frío al calor de forma drástica aumenta la dilatación de los vasos sanguíneos de la cara, por eso aparecen pequeñas rojeces como signo precursor de la cuperosis, relacionada con la circulación sanguínea superficial de la dermis.

Para aumentar la elasticidad de los capilares y limitar las pérdidas de agua de la epidermis debes tener en cuenta las necesidades de tu piel y elegir la hidratación adecuada ideal para esta estación en relación a tu tipo de piel.

El cuidado que necesitas

Para este tipo de periodo necesitamos cremas que contengan vitamina C indicadas para ayudarnos a hidratar, nutrir y proteger nuestra piel.
Esta vitamina ayuda a la formación del colágeno, y junto a la vitamina E se convierten en nuestros mejores aliados para prevenir el envejecimiento producido por los radicales libres.

Si tienes la piel fina o muy blanquita, debes prestar especial atención al cuidado de tu piel en estas fechas, ya que este tipo de pieles tienen menos glándulas sebáceas y, por tanto, su lubricación natural es más baja y se producen graves deshidrataciones.

Protege tu piel y prepárate para el invierno con cualquiera de nuestros tratamientos faciales:

PRP (Bioestimulación de crecimiento epidérmico): Tratamiento para restituir el envejecimiento cutáneo facial y sus estigmas generales.
HMP (Hidratación médica profunda): Infiltración de un cóctel de sustancias para el rejuvenecimiento facial.
Radiesse: Permite recuperar el volumen perdido estimulando la producción de colágeno y mejorando la elasticidad de la piel.

Te esperamos en nuestro centro de Zaragoza (Centro Hidrotermal Las Ranillas), esta Navidad, escápate y ¡ven a visitarnos!