Publicado el 20 noviembre de 2014 a las 11:19, por

El lifting endoscópico frontal es la intervención quirúrgica más efectiva, adecuada y menos lesiva para devolver la juventud a la mirada ya que permite recolocar las cejas en su posición original y con ello recuperar la zona periocular. Esta cirugía presenta un grado de satisfacción muy alto. Así lo concluye un estudio publicado el pasado año en Ophthalmic plastic and reconstructive surgery, en el que se observó cómo un 95% de los pacientes calificaron como satisfactorios o muy satisfactorios los resultados de la operación, así como un 91% de las personas que valoraron el resultado de la misma.

lifting-endóscopico-mirada-joven

Este tratamiento consiste en la corrección de la posición de las cejas, las arrugas del entrecejo y la zona periorbitaria, donde aparecen las patas de gallo. En los últimos años, ha sustituido a los procedimientos quirúrgicos antiguos, como el lifting coronal, que eran más invasivos. Esta técnica tiene múltiples ventajas ya que se disminuyen los edemas, hematomas, hipoestesia, alopecia y cicatrices, según apunta un estudio de HNO y los resultados son equivalentes al otro procedimiento e incluso mejores como apunta un estudio de Facial Plastic Surgery Clinics of North America, que lo recomienda por tener menos secuelas y complicaciones.

Para realizar esta cirugía se utiliza un endoscopio, es decir, un aparato de fibras ópticas conectado con una cámara de vídeo. Sólo se realizan unas cuatro o cinco incisiones de 1,5 centímetros, que se esconden dentro del pelo para corregir toda la zona de las cejas, el entrecejo y la zona periorbitaria.

La intervención, que se realiza con anestesia local y sedación, es muy segura ya que se realiza a una profundidad en la que se evitan todas las estructuras importantes de la cara como los nervios y vasos sanguíneos. El postoperatorio es muy sencillo. Aunque es necesario colocar un vendaje compresivo y frío en la zona de los ojos, el paciente puede ser dado de alta tan sólo una horas después de la cirugía. En dos días, se retira el vendaje y ya se puede hacer vida normal.