Publicado el 29 marzo de 2017 a las 10:28, por

Lesiones de rodilla

Lesiones de rodilla

y la Medicina Regenerativa

Dr. Pedro Lapuente

La rodilla es la articulación de nuestro cuerpo que mayor desgaste tiene a lo largo de la vida, debido en parte a que soporta todo nuestro peso, y contribuye en todo movimiento que implique desplazamiento. Por todo esto es muy habitual a partir de los 35 o 40 años que exista un deterioro de la capa que recubre el hueso que se llama cartílago y de la almohadilla que hay entre los huesos de la articulación que se llama menisco sufriendo así posibles lesiones de rodilla.

Este deterioro se traduce en dolor, inflamación local, dificultad en la realización de los movimientos e inestabilidad. El paciente nos dice que una vez que se levanta del asiento le cuesta mucho comenzar a andar, al bajar escaleras aumenta el dolor o que tras un ejercicio moderado o un paseo ligero el dolor aumenta y se hincha la rodilla (producido por un derrame intraarticular que da lugar a la sensación de tener una ocupación interior dentro de la rodilla, algo dentro que molesta).

Normalmente para estos casos de artrosis, artritis, afectaciones de menisco o lesiones de rodilla en general, se recomiedan la toma de antiinflamatorios y analgésicos, que si bien tratan los síntomas no tratan el problema que los produce, o en casos más graves la cirugía o el implante de una prótesis de rodilla que, además de ser una cirugía muy traumática, a menudo causan muchos problemas e inestabilidades posteriores.

Hoy en día, gracias a los nuevos avances médicos, contamos con una técnica muy novedosa, que consiste en la extracción de CELULAS MADRE ADULTAS del tejido adiposo o graso de la propia persona y la implantación en la zona a tratar, realizado de forma autóloga y en el mismo acto médico, siguiendo los protocolos GMP. Estas células se implantan una vez purificadas favoreciendo la regeneración de tejido dañado, que se recupera de forma evidente, dando lugar a la desaparición del dolor y a la mejora en el movimiento. No hay posibilidad de rechazo del implante porque es el propio material sanguíneo del paciente, y contiene todo el potencial de crecimiento de unas estructuras sanguíneas que al llegar al cartílago lo recuperarán rápidamente. 

La articulación más tratada es la rodilla, pero se ha utilizado también en articulaciones como la cadera, el hombro o las manos con resultados muy beneficiosos para el paciente.

Infórmate más sobre la Medicina Regenerativa haciendo click aquí.