Publicado el 25 septiembre de 2014 a las 08:40, por

cirugia cres

·Mostrar un aspecto “natural” y “renovado” se convierte en una prioridad, el objetivo ya no es “parecer más joven”

·Una de cada dos mujeres españolas no está contenta con el aspecto de su mirada

·El área que rodea la zona de los ojos es para la mayoría de las mujeres su principal preocupación cuando llegan a los 40

“Eye for beauty” es un estudio Europeo entre más de 2.843 mujeres y hombres, de entre 30 y 60 años, que tiene como objetivo investigar sobre las principales preocupaciones actuales que conllevan el envejecimiento facial. A través de un exhaustivo análisis, este estudio permite identificar las preferencias y opiniones de las mujeres en lo que concierne al aspecto de su mirada.

En contra de lo que se pensaba hasta el momento, las mujeres cuando llegan a una determinada edad, ya no desean “parecer más jóvenes”. El estudio muestra que 1 de cada 5 mujeres en Europa busca tratamientos anti envejecimiento para tener un aspecto más “renovado” y para “aumentar su confianza y autoestima”. Apenas un 8% de las mujeres confiesa que recurre a los tratamientos para sentirse “joven” y sólo un 1% lo hace para sentirse “sexy”.

Las mujeres españolas son las que más invierten al mes en tratamientos para mejorar la zona que rodea los ojos, si se comparan con el resto de europeas: en cremas gastan unos 34€ (frente a los 28€ de media de las europeas); en maquillaje y correctores unos 29€, y su apuesta más importante son los tratamientos faciales, que de media se estima en 51€, casi el doble que el resto de europeas. A pesar de ello, el estudio muestra una insatisfacción general con la efectividad de estos productos.

El estudio indica que la causa de la pérdida de confianza de las mujeres españolas comienza con el envejecimiento, y se centra en la zona de la mirada. Una de cada dos mujeres no se siente bien con el aspecto que muestra la zona que rodea a sus ojos.
Entre sus principales preocupaciones: casi la mitad de las mujeres españolas afirman que las ojeras son el aspecto que más negativamente influye en la expresión de su mirada (49%), seguido de la mirada cansada (37%), y las patas de gallo (28%). A un 30% no le gusta el aspecto de su frente y a un 32% la forma de sus labios y nariz.

Sin embargo, la zona con la que se sienten más a gusto las mujeres en Europa, son las mejillas y pómulos, sólo 1 de cada 5 está descontenta.

Los primeros signos de envejecimiento aparecen entre los 18 y los 29 años. Curiosamente, entre los 30 y los 34, es cuando más se evidencian esos signos. Sin embargo, este estudio muestra que hay un indicador claro, los 37, momento en el que las mujeres confiesan que necesitan y buscan tratamientos anti envejecimiento.

Busca asesoramiento en nuestro médicos de Centros CRES