Publicado el 30 marzo de 2017 a las 11:47, por

La tendencia “Sin gluten” a juicio

La tendencia “Sin gluten” a juicio

María Cayuela, Farmacéutica y Responsable en Cres Genómic

En los últimos años ha crecido el consumo de alimentos sin gluten, supuestamente por los beneficios que se obtienen de esta dieta. Esto se hace notar en el aumento de la oferta de los productos sin gluten que ha crecido un 136% entre el 2013 y el 2015, según indica el diario ABC digital.

Según la Federación de Asociación de Celíacos en España (FACE), el 1% de la población (450.000 personas en nuestro país) padecen la enfermedad celíaca y entre el 5%-10% de la población es lo que se conoce como sensible o intolerante al gluten. Ambos colectivos se benefician de un consumo de alimentos sin gluten.

Pero, si no se sufre ninguna de estas dos patologías ¿es beneficiosa o prejudicial una dieta sin gluten?

Geng Zong, investigador del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard comenta: “Las dietas sin gluten se han vuelto populares entre personas sin estas enfermedades, aunque no hay prueba de que reducir su consumo proporcione beneficios a largo plazo para la salud”.

Geng Zong ha dado a conocer un estudio que relaciona el bajo consumo de gluten y la incidencia de diabetes tipo 2 en la población durante las Sesiones Científicas 2017 sobre Epidemiología y Prevención/ Estilo de Vida y Salud Cardiometabólica organizadas por la Asociación Americana del Corazón.

Este estudio observacional realizado durante 30 años de seguimiento, demostró que los que comieron más gluten tuvieron un menor riesgo de diabetes tipo 2. Las cifras obtenidas del estudio muestran que las personas con un consumo adecuado de gluten tenían hasta un 13% menos de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

¿A qué se debe este aumento del riesgo?

Geng Zong hace una reflexión sobre el tema: “Los alimentos sin gluten a menudo tienen menos fibra dietética y otros micronutrientes, haciéndolos menos nutritivos y también tienden a costar más. Las personas sin enfermedad celíaca deben reconsiderar la limitación de su consumo de gluten para prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas, especialmente para la diabetes”

Ahondando más en el tema, sabemos que la diabetes tipo 2 se produce por un consumo de alimentos con alto contenido en azúcar simple (bollerías industriales, miel, caramelos, azúcares, bebidas carbonatadas con alto contenido en azúcar, …) mientras que el gluten se encuentra en alimentos con hidratos de carbono complejos (azúcares de liberación lenta).

Cuando consumimos azúcares simples se produce un pico de azúcar en sangre y su correspondiente liberación de insulina. Debido al desfase de liberación que se produce, los órganos se quedan en contacto con la insulina durante más tiempo del necesario. Cuando esto ocurre en sucesivas ocasiones los órganos se vuelven insulino-resistentes (es decir, no se ven afectados por las señales que genera la insulina) derivando en diabetes tipo 2.

Además, los alimentos que contienen gluten suelen ser aquellos con mayor cantidad de fibra dietética (cereales integrales). La fibra dietética permite controlar la absorción de azúcar y por tanto no genera picos en sangre.

Por un lado, la disminución del consumo de alimentos naturales que contienen gluten produce un menor control de los azúcares que llegan a sangre en nuestra dieta.

Por otro lado, los productos que se venden con la etiqueta “sin gluten” suelen contener un alto porcentaje de azúcares simples que les permiten conseguir el sabor y la textura más aproximada al producto real.

El beneficio real de la dieta “sin gluten”

Después de lo que hemos visto es importante ser consciente de que una dieta “sin gluten” es realmente beneficiosa para aquellas personas que presentan un problema con esta proteína.

Hacer una dieta “sin gluten” no debe consistir en sustituir los alimentos normales por sus derivados industriales sin gluten. Es importante modificar completamente la dieta, conocer qué alimentos con alto contenido en fibra e hidratos de carbono no contienen gluten y aumentarlos en nuestra dieta.

  • Que los cereales sin gluten que se consuman sean siempre integrales (arroz integral, quínoa integral, …)
  • Por otro lado consumir legumbres más veces por semana a poder ser todos los días
  • Consumir tubérculos como patatas, batata, yuca,… como acompañamientos de los platos
  • Y evitar en la medida de lo posible los alimentos industriales con etiqueta “sin gluten”.

Y si no presentas una intolerancia al gluten o celiaquía lo mejor es que mantengas un consumo adecuado de gluten y una dieta variada y equilibrada.

Infórmate sobre Geneticres Nutricional, el test genético definitivo que realiza Cres Genomic.