Publicado el 16 mayo de 2014 a las 07:35, por

Cada año aumenta el porcentaje de personas que padecen estos síntomas. El perfil de esta enfermedad lo presentan en una mayor medida mujeres, con edades comprendidas entre los 20 a los 40 años. Aunque el porcentaje de hombres ha aumentado en los últimos años de forma significativa.

Durante los meses de invierno las personas que padecen esta obsesión utilizan de forma compulsiva e incontrolada largas sesiones de solárium y rayos UVA, una práctica tremendamente peligrosa que degenera en quemaduras, un envejecimiento de la piel prematuro y lo que es peor: cáncer de piel. Se desaconseja el uso de estos aparatos que proliferan sin ningún tipo de control médico.

Los pacientes que asisten tras el verano a la consulta de los dermatólogos con manchas y arrugas incipientes son principalmente derivadas del uso indebido de los protectores solares.

Los principales síntomas de La Tanorexia son:

Bronceado intenso de la piel
Quemaduras en la piel que tratan de ocultar con maquillajes
Envejecimiento prematuro en la piel
Situaciones de ansiedad
Edades entre 20 a 40 años
Conducta de visitar solárium y rayos UVA

Esta conducta obsesiva debe ser tratada por un psicólogo y las enfermedades que presente la piel derivadas de las exposiciones excesivas por el sol, por un dermatólogo.