Publicado el 16 octubre de 2013 a las 10:22, por

Jogaotono

Los cambios de estación influyen en nuestro organismo debido a las variaciones producidas por la luz solar que afectan al sistema corporal y emocional.

Los síntomas que aparecen van desde el cansancio, debilidad, somnolencia o bajo estado de ánimo, hasta trastornos alimenticios derivados de los mismos como un aumento de peso, malas digestiones…

En otros casos, un estado anímico bajo, provoca en ciertas personas pérdida de apetito, lo que puede agravar los síntomas psicológicos ocasionando un descenso en sus defensas aumentando el riesgo de padecer enfermedades infecciosas.

Estos cambios suelen ser leves y de corta duración, lo que tarda nuestro cuerpo en adaptarse a la nueva estación, pero podemos reducir estos síntomas con un método preventivo sencillo.

Hábitos para evitar los trastornos ocasionados por el otoño

-Comenzar el día con un desayuno completo que incluya vitamina C, proteínas, hidratos y minerales

-Mantener unos hábitos diarios con horarios fijos

-Aprovechar las horas de luz natural para disfrutar de tu tiempo de ocio

-Respetar las horas de descanso y de sueño

-Evitar el consumo de bebidas estimulantes y el alcohol

-Mantener una vida y alimentación equilibrada

-Practicar ejercicio de forma regular

Si sigues estas pautas, conseguirás que el cambio de estación te ayude a limpiar y desintoxicar tu cuerpo evitando desajustes físicos como psíquicos que desestabilizarían tu equilibro corporal.

Recuerda que el estado saludable de tu cuerpo comienza por el interior.