Publicado el 20 julio de 2017 a las 12:20, por

Intolerancia a la fructosa

Intolerancia a la fructosa

Por Yaiza Dueñas, Farmacéutica y Genetista en Cresgenomic

La fructosa es el azúcar con más capacidad de endulzar que existe. Se encuentra principalmente en frutas y verduras aunque no sólo se encuentra en estos alimentos. Comúnmente se conoce como intolerancia a la fructosa, pero realmente se trata de la malabsorción de fructosa.

A parte de ingerir fructosa en vegetales y frutas, lo podemos ingerimos a través de la sacarosa, el azúcar de mesa común. La sacarosa al ser ingerida, llega al intestino donde se degrada en sus dos disacáridos, glucosa y fructosa. Como cualquier nutriente, la fructosa, llega a sistema gastrointestinal metabolizándose y absorbiéndose a la sangre. La intolerancia a la fructosa se desarrolla en el momento en el que la fructosa no llega a la sangre y por lo tanto se acumula en el intestino delgado dando lugar a una serie de síntomas y efectos adversos. Tiene gran relevancia e importancia saber diferenciar entre Intolerancia Hereditaria a la fructosa o fructosemia y Malabsorción de fructosa.

Intolerancia Hereditaria a la Fructosa o Fructosemia

La intolerancia a la fructosa hereditaria, como su nombre indica, se considera una enfermedad hereditaria autosómica recesiva que se transmite de padres a hijos.

Esta intolerancia se debe a un defecto en la enzima encargada de degradar la fructosa, “ALDOLASA B”, para su posterior eliminación. Este defecto produce una acumulación en sangre de un producto intermedio tóxico para el organismo dando lugar a síntomas como náuseas, vómitos, deshidratación, disfunción hepática e hipoglucemia.

Se considera una enfermedad de detección temprana, irreversible y rara, ya que tiene una incidencia en la población de 1 de cada 20.000 personas.

Malabsorción de fructosa

La fructosa al llegar al intestino se absorbe con ayuda de dos transportadores: el transportador específico de fructosa, GLUT 5 y otro transportador no específico y compartido con glucosa y galactosa, GLUT 2.

La Malabsorción de fructosa se debe a una alteración en el transportador intestinal específico para la fructosa, GLUT 5.

Esta alteración va a dar lugar a una absorción incompleta de la fructosa que utilizará el transportador no específico GLUT 2 compartiéndolo con la glucosa y galactosa, pudiendo desencadenar una saturación de este transportador y por lo tanto una acumulación de la fructosa en el intestino dando lugar a los síntomas.

INTOLERANCIA A LA FRUCTOSA – SÍNTOMAS DESENCADENADOS

  • Diarrea
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Distensión abdominal
  • Dolor abdominal
  • Flatulencia
  • Ganancia de peso inadecuada

DETECCIÓN Y DIAGNÓSTICO

  • Test de hidrógeno espirado: Consiste en la medición del hidrógeno en el aire espirado. Este hidrógeno se obtiene de la fermentación intestinal de la fructosa por parte de las bacterias intestinales debido a su no absorción y acumulación en el intestino. Para la realización de esta prueba no se pueden ingerir carbohidratos en las 24 horas previas al análisis y ayunar las 12 horas anteriores.
  • Curva de Glucemia, glucosa en sangre: Se realizan una serie de extracciones sanguíneas consecutivas tras la toma de sorbitol y fructosa.
  • Análisis genético: Mediante una muestra de la mucosa bucal se puede detectar si hay alguna alteración en la conformación del transportador específico de fructosa GLUT 5.

El método que ofrece más ventajas para descubrir la intolerancia a la fructosa es el test genético. Éste es indoloro y aporta información muy específica sobre el transportador de fructosa y por lo tanto, la causa principal de esta mala absorción. Además no requiere condiciones alimentarias previas ni periodo de ayunas antes de la toma de muestra.

Clínicas CRES pone a tu disposición Geneticres Nutricional para conocer si hay alguna alteración en el transportador específico de fructosa y por lo tanto tener un mayor control en la alimentación y mejorar el bienestar individual.

Geneticres Nutricional estudia los posibles factores genéticos que pueden favorecer la acumulación de la fructosa en el intestino y la posterior aparición de los síntomas.

Estudia un polimorfismo relacionado con la proteína específica transportadora de fructosa, GLUT 5, detectando una posible alteración en la proteína y por lo tanto, un mal funcionamiento de ésta.  

RECOMENDACIONES

Esta Malabsorción de fructosa depende de cada persona y la tolerancia que tenga a la fructosa, aunque hay ciertos alimentos que se deben restringir y/o de la dieta.

Se recomienda una dieta pobre en fructosa y polialcoholes, pero se desaconseja la supresión total de éstos para evitar situaciones nutricionales carenciales.

Alimentos restringidos

  • Frutos secos: máx 30g al día
  • Verduras y legumbres: verduras de raíz como el nabo, la cebolla, la remolacha..;pepinillo, tomate, puerro, judía verdes, col, guisantes, legumbres y soja.
  • Condimentos: salsa, aderezos y mayonesas comerciales.
  • Alimentos azucarados: cacao.

Alimentos prohibidos

  • Batidos y yogures con frutas y edulcorados.
  • Embutidos que pueden llevar fructosa
  • Frutas como las fresas, cerezas, manzana, dátiles, uvas, mango, kiwi, frutas secas.. además de cualquier zumo o mermelada de frutas.
  • Edulcorantes como azúcar, miel, fructosa o sorbitol.

Se debe tener en cuenta y restringir el consumo de aquellos alimentos endulzados con polialcoholes como el manitol y el sorbitol entre otros, ya que usan para la absorción el mismo transportador de la fructosa.

Infórmate sobre el test genético de Clínicas CRES haciendo click aquí.