Publicado el 17 octubre de 2016 a las 13:53, por

Hummus de aguacate y albahaca

Se trata de una receta muy fácil de preparar, además tiene infinidad de aplicaciones en nuestra cocina diaria, ya que podemos servirlo de mil maneras posibles derivando en otras recetas de gran sabor con el hummus de base; como acompañamiento de platos de carne o pescado, para untar en mitades de patata o berenjena asadas, e incluso para hacer un sándwich vegetal añadiendo lechuga, tomate y espárragos. De ahí en adelante, lo que se nos ocurra.

El aguacate es una de las frutas más nutritivas que existen, ya que incluye hasta 20 tipos de vitaminas y minerales, por lo que se le clasifica como “Superalimento”. Su alto contenido en fibras permite que sea un alimento amigable para las dietas de bajo contenido en hidratos de carbono.

La fibra que contiene suele ser de un 7% de su peso, lo que permite combatir el estreñimiento, impedir la absorción de grasas en el intestino y ser alimento de bacterias “buenas” para el mismo.

Contiene más potasio que los plátanos, mineral esencial para el mantenimiento de las conexiones nerviosas en el organismo.

A pesar de tener un alto contenido graso, éstos van a ser ácidos grasos monoinsaturados, beneficiosos para el corazón y para prevenir enfermedades cardiovasculares. Reduce el colesterol, los triglicéridos, los marcadores inflamatorios y la presión sanguínea, todos ellos factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Imagina las propiedades milagrosas del aguacate incrementadas por la energía que otorgan los garbanzos y la capacidad de favorecer la digestión de la albahaca, es que esta receta de hummus de aguacate y albahaca es sencillamente perfecta.

Los garbanzos son de absorción lenta, por lo que son ideales tanto para aquellas personas diabéticas, como para las que necesitan energía extra a largo plazo. Además, contienen proteínas, aunque en lo que se refiere a los ácidos grasos, el garbanzo se caracteriza por los ácidos grasos insaturados linoleico y oleico, los cuales protegen el organismo del denominado “colesterol malo”. Además poseen una importante cantidad de fibra, que ayuda a regular el tránsito intestinal y es ideal para aquellas personas que padecen de estreñimiento. Aportan vitaminas y minerales, entre los que destacan el calcio, magnesio, hierro, fósforo y potasio, que ayudan a mantener las defensas altas de nuestro cuerpo.

Y la albahaca, además de favorecer la digestión también resulta beneficiosa para el sistema nervioso, permitiendo controlar vértigos y mareos. Recomendable, incluso, para la etapa de lactancia como perfecto estimulador.

Ingredientes:

  • 2 aguacates grandes (que no estén muy duros)
  • 2-3 hojas de albahaca
  • 1 bote de garbanzos cocidos
  • 1 diente de ajo
  • 30 ml de aceite de oliva
  • ½ lima
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Comino en polvo, sal y pimienta

Paso a paso

  1. Aclaramos varias veces con agua los garbanzos en bote para limpiarlos bien.
  2. En un triturados de comida o con una batidora de mano trituramos bien todos los componentes (garbanzos, aguacate, diente de ajo, 2 hojas de albahaca) y lo sazonamos con el aceite de oliva y la lima. Hasta que quede una pasta cremosa
  3. Añadimos al gusto, sal y pimienta así como el comino y el pimentón. Probamos y corregimos por si fuera necesario.
  4. Servir en un bol con unos palitos de zanahoria, pepino u apio.

¡Y a disfrutar!