Publicado el 4 julio de 2017 a las 11:32, por

Histamina

La intolerancia a la histamina o histaminosis puede producir desde migrañas hasta náuseas

Yaiza Dueñas, Farmacéutica y Genetista en Clínicas CRES

La histamina es una molécula presente en nuestro organismo y en la mayoría de los alimentos, en diferentes concentraciones. La histamina en personas sanas es rápidamente desintoxicada del organismo por las aminooxidasas, mientras que en personas con baja actividad de éstas sufren riesgo de toxicidad histamínica. Las diaminoxidasas, entre otras, son dos enzimas muy importantes que intervienen en la metabolización y eliminación de la histamina: La DAO, DiAmino Oxidasa, encargada de degradar la molécula de la histamina y la HNMT, Histamina N- metiltransferesa, encargada de inactivar la histamina.

Un deterioro en la degradación de histamina y posterior eliminación puede causar numerosos síntomas que imitan una reacción alérgica debido a la acumulación de esta molécula en el organismo. La histamina pasa a través del epitelio intestinal al torrente sanguíneo, y se produce una acumulación en plasma y tejidos, llamada histaminosis, dando lugar a una gran variedad de síntomas.

Sintomatología

  • Migrañas
  • Fibromialgia
  • Dolores musculares
  • Mareos
  • Colon irritable
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Flatulencias
  • Sensación de hinchazón
  • Náuseas
  • Trastornos cutáneos,
  • Sensación de cansancio.

Causas desencadenantes

  • Exceso en la ingesta de alimentos ricos en histamina
  • Uso de medicamentos que inhiben la actividad de la DAO, tales como antidepresivos, antiparkinsonianos, antituberoso, mucolítico, expectorante, antipalúdicos, antibióticos, antihipertensivos, analgésicos, diurético, antihistamínicos, relajante muscular, antiemético, entre otros.
  • Parásitos, hongos y bacterias.
  • Factores genéticos. Genéticamente hablando, hay personas que pueden presentar alteraciones en genes que codifican las enzimas encargadas de la degradación de la histamina aumentando sus niveles en el organismo y dando lugar así a los efectos adversos.

Prevención

Como sabemos, no todos los alimentos proporcionan los mismos beneficios a todas las personas. Hay ciertos alimentos que para unas personas pueden ser muy beneficiosos pero para otras ser perjudiciales.

Este es el caso de los alimentos ricos en histamina, por ejemplo, como el aguacate. El aguacate, en personas sanas, se puede considerar un superalimento por la gran cantidad de propiedades que posee y beneficios que proporciona, sin embargo, en personas que presentan intolerancia a la histamina tienen riesgo de desarrollar histaminosis y por lo tanto los síntomas indicados anteriormente.

Es importante, por lo tanto, conocer si se presenta o no esta intolerancia alimentaria para poder actuar y alimentarse correctamente para conseguir unos hábitos saludables y óptimos.

Existen varios métodos de detección de intolerancia histamínica:

  • Dieta de eliminación: Es un método basado en la eliminación durante un tiempo de ciertos alimentos y reintroducirlos de forma gradual para ver la reacción del organismo.
  • Análisis de sangre: Mediante una extracción de sangre se puede medir la actividad de la enzima DAO.
  • Análisis genético: Mediante una muestra de la mucosa bucal se puede detectar si hay alguna alteración en la conformación de la enzima DAO y la enzima HNMT.

El método que ofrece más ventajas es el test genético. Éste es indoloro y te aporta información sobre la funcionalidad, no sólo de la enzima que degrada la histamina, DAO, sino también de la enzima que inactiva la histamina, HNMT.

Clínicas Cres pone a tu disposición Geneticres Nutricional para conocer si hay alguna alteración genética en la vía de eliminación de esta molécula y por lo tanto tener un mayor control en la alimentación.

Geneticres Nutricional estudia los posibles factores genéticos que pueden favorecer la aparición de la intolerancia a la histamina. Estudia tres polimorfismos relacionados con la enzima DAO, detectando una posible alteración en la enzima y por lo tanto, un mal funcionamiento de ésta. Además, estudia un polimorfismo relacionado con la enzima HNMT, detectando una posible alteración en la enzima y por consiguiente una falta de inactivación de la histamina.

Aquellas personas que tengan predisposición genética a desarrollar histaminosis deberían controlar su alimentación y disminuir la cantidad de alimentos que poseen histamina en concentraciones superiores a 20mg por kg de alimentos, moderar el consumo de alimentos que poseen histamina en concentraciones entre 1-20mg por cada kg de alimento y disminuir el consumo de aquellos alimentos que liberan histamina.

Algunos de los alimentos que se deben evitar son, entre otros:

  • Verduras y hortalizas: Berenjenas, espinacas, productos fermentados como la soja y el chucrut.
  • Frutas: aguacate
  • Lácteos: queso de cabra, emmental, curado rallado, roquefort, manchego. Leche cruda y pasteurizada.
  • Carnes: carne cruda, embutidos y salchichas.
  • Pescados: Pescado azul en conserva y semiconserva.
  • Bebidas: Todo tipo de vinos. Té y café. Champán.