Publicado el 21 febrero de 2015 a las 13:37, por

Los hilos tensores son una técnica, no quirúrgica de rejuvenecimiento facial, segura y eficaz para eliminar los primeros signos del envejecimiento como la flacidez puesto que, según un estudio italiano, la probabilidad de sufrir complicaciones asociadas a este procedimiento es menor y la satisfacción del paciente es alta.

Cirugía CRES

La investigación, publicada en la revista suiza Dermatology and Therapy, analizó 37 casos de envejecimiento medio tratados con hilos tensores durante un periodo de 24 meses.

Los resultados demostraron que casi el 90 por ciento de pacientes con flacidez en el óvalo facial se encontraban satisfechos con el resultado final del tratamiento. Asimismo, la incidencia de complicaciones derivada del uso de los hilos tensores fue baja. Sólo un 6% de las personas tratadas mostró una ligera asimetría facial, facilmente corregible.

Los hilos tensores, también llamados hilos mágicos, permiten tratar de forma segura y eficaz los primeros signos de envejecimiento, como la flacidez en cara y cuello, mediante una técnica mínimamente invasiva que garantiza la elevación de la zona a tratar, aportando un aspecto más descansado, una mejoría general de la piel y la prevención o reparación de la flacidez establecida. 

En las Clínicas Cres Health & Beauty, se utilizan los hilos tensores V-Lift PRO que son hilos suspensorios de Polidioxanona (PDO) totalmente compatibles, reabsorbibles, seguros y con resultados duraderos. La razón por la que los llaman “hilos mágicos” deriva de la auténtica innovación que representan con respecto al resto de hilos tensores: el material del que están fabricados, el Polidioxano, que crea tejido de soporte de forma natural por la producción de colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado, que tensan y redensifican la piel.