Publicado el 14 julio de 2014 a las 13:38, por

acne

Hay múltiples factores que influyen en el acné pero básicamente el proceso fundamental es la obstrucción del folículo sebáceo por una hiperproducción de grasa que generalmente sucede en personas hereditariamente predispuestas cuando por la propia evolución aparecen las hormonas sexuales y hacen que se incremente la producción grasa.

Puede manifestarse en cualquier época, si bien lo normal es que suceda en la época peri puberal en lo que se refiere al acné juvenil, los otros tipos de acné son por otras causas bien sea por determinadas medicaciones o por disfunciones hormonales en la edad adulta.
Podemos perfectamente pasar la época juvenil sin acné y aparecer después por alguna de las causas indicadas.

El estrés aumenta la descarga de adrenalina y esta hormona acelera cualquier reacción del cuerpo, así pues si hay una disfunción hormonal, puede acelerarla y es conocido que a más estrés mayor secreción grasa.

Los tratamientos dependerán de la causa, pero en general hay que eliminar la obstrucción, tratar las alteraciones hormonales si existen, tratar la infección y aplicar algún producto antinflamatorio. Si no responde a estos tratamientos, se puede emplear el Ácido 13 cis retinoico que regula la secreción sebácea y hace que el folículo inflamado se regule.

Lo mejor es llevar una dieta equilibrada y hacer una correcta limpieza con productos no agresivos, como remedio natural las compresas de agua de manzanilla fría pueden ayudar.

Limpieza adecuada dos veces al día, un exfoliante suave de dos a tres veces por semana y la aplicación de algún antiséptico tipo clorexidina, pero el tratamiento variará con las causas y el tipo de piel de cada persona.

La alimentación influye sin duda en el acné, debemos evitar las grasas saturadas, hacer una alimentación variada y que sea rica en fibra ya que mejora el tránsito intestinal y con ello las funciones del intestino. Hay que evitar fundamentalmente las grasas, sobre todo el cacao y el exceso de frutos secos.

En cantidades moderadas prácticamente podemos comer de todo, restringiendo lo anterior. Sobre todo no manipularlo, emplear la limpieza adecuada y algún producto secante suave, pero lo mejor es consultar con el Dermatólogo.