Publicado el 6 febrero de 2013 a las 15:00, por

Todos hemos oído que tanto el cuerpo como la mente, necesitan como mínimo ocho horas de sueño diarias para reponer energía y descansar adecuadamente.

Tener un sueño reparador beneficia la salud y además incrementa la productividad del día posterior.

Además del cuerpo, nuestro cerebro necesita ‘recargar las pilas’ para responder correctamente a las actividades motoras.

Dormir lo suficiente previene enfermedades, mejora las funciones físicas y favorece el trabajo mental. Mientras dormimos, el sistema inmunitario desarrolla células naturales para combatir infecciones y se bloquean los efectos nocivos del estrés.

Descansar es la clave para llevar una vida saludable

Trucos para evitar el insomnio:

– Intenta dormirte a la misma hora todas las noches y despertarte a la misma hora cada mañana. De esta maneta programarás un horario fijo del ciclo de sueño y tu cuerpo lo asumirá automáticamente.

Hacer ejercicio físico ayuda a relajarte y dormir mejor gracias al esfuerzo realizado.

– Por la tarde y la noche, evita las bebidas con cafeína como el café, el té o el chocolate. Estos alimentos actúan como estimulantes y provocan alteraciones en el sueño.

Evita las comidas pesadas antes de irte a dormir; cena ligero, pero tampoco intentes dormirte sin probar bocado, te sentirás hambriento y no podrás conciliar el sueño.

Evita el alcohol cerca de la hora de dormir; la excitación producida por el alcohol puede causar sudores, dolores de cabeza y sueños intensos.

Relájate antes de irte a dormir: puedes elegir entre un baño relajante, escuchar música clásica, o leer.

– Mantén tu dormitorio a una temperatura y ambiente confortables, tener un entorno acogedor en el lugar donde duermes es la mejor forma de llamar al descanso.