Publicado el 17 septiembre de 2014 a las 10:12, por

consejos piojos cres

Los padres asocian erróneamente falta de higiene y piojos, pero realmente estos insectos prefieren el pelo limpio

Existe una aplicación para móviles que ayuda a los padres a aplicar adecuadamente los pasos de los tratamientos de prevención y de eliminación

1. ¿Se puede prevenir una infestación de piojos?
Sí. Para ello, se debe vigilar constantemente la cabeza de los niños. Sobre todo, conviene revisar el cabello con la lendrera cuando se sepa de algún brote de piojos en el colegio. Si confirmamos que nuestro hijo no tiene piojos y sabemos que en su entorno sí los hay, es posible utilizar repelentes específicos de piojos de venta en farmacias. No se debe usar un pediculicida si no se confirma que existen piojos: se pueden generar resistencias.

2. Si un hijo tiene piojos y el otro no, ¿qué precauciones debo tomar para evitar el contagio?
Primero, se debe evitar el contacto entre las cabezas de los menores y evitar compartir objetos que tengan contacto con el cabello. Luego, inspeccionar las prendas de ropa, toallas, gorros, etc., que puedan haber compartido. Siempre que sea posible, se debe lavar la ropa del niño infestado a una temperatura superior a sesenta grados. También se deben introducir los juguetes y peluches del niño afectado en una bolsa hermética durante tres días, porque como los piojos se alimentan cada 4-6 horas de la sangre del huésped, no pueden vivir tanto tiempo aislados y morirán. Los peines, horquillas y cepillos debemos sumergirlos en agua hirviendo y aspiraremos toda la casa.

3. ¿Es posible contagiarse en las piscinas?
Cuando los piojos están dentro del agua, sea en el mar, piscina o ducha, entran en un estado de animación suspendida, pero se mantienen firmemente agarrados al cabello, tratando de sobrevivir. Por lo tanto, es improbable que los piojos se transmitan en el agua, pero sí podemos contagiarnos al compartir toallas o guardar artículos personales y ropa cerca de objetos infectados. Así, a los niños se les debe enseñar a no compartir ese tipo de artículos, tanto en la piscina como en los vestuarios.

4. ¿Los animales de compañía pueden transmitir piojos?
No, los piojos sólo pueden vivir en la cabeza de las personas. Son parásitos humanos.

5. ¿Los piojos se dan más en niños o en niñas?
Los piojos suelen transmitirse más entre las niñas, no porque tengan el pelo más largo, sino por los juegos que suelen realizar, en los que están más juntas y abrazadas, y porque comparten más objetos como horquillas, coleteros, peines, etc. También hay niños, sin importar el género, que tienen más predisposición a padecerlos, debido a su composición sanguínea.

6. ¿Qué provoca los picores?
Las molestias se producen por la saliva que genera el piojo al picar sobre el cuero cabelludo para alimentarse. Rascarse la cabeza puede irritar el cuero cabelludo y producir una pequeña infección bacteriana que aumente el malestar.

7. ¿Qué producto debo usar para tratar a mi hijo?
Existen champús, lociones o espumas pediculicidas, que deben aplicarse siempre sobre el cabello seco, masajeando la zona ligeramente, y de acuerdo a las instrucciones del fabricante y el farmacéutico.

8. ¿Cuándo se puede decir que un tratamiento está completo?
Cuando se han cumplido todas las etapas pertinentes: la aplicación de una loción (de diez a quince minutos) con un gorro puesto, lavado del pelo con un champú y el aclarado del pelo. Es importante secar el pelo al aire libre, nunca con secador, ya que el calor inactiva el efecto insecticida residual del producto. Para terminar, debe peinarse el pelo con una lendrera para retirar los piojos muertos y las liendres.

9. ¿Por qué hay que repetir el tratamiento?
Es muy importante repetir el tratamiento siete días después de la primera aplicación para asegurarnos de que hemos eliminado todos los piojos y liendres. Con que haya quedado alguno, es suficiente para que nazcan y se reproduzcan más piojos.

10. ¿Cómo se puede saber si las liendres están vivas?
Los piojos depositan las liendres en el flequillo, la base del cabello y detrás de las orejas, porque son las zonas más calientes y apropiadas para la supervivencia. Por tanto, cuanto más lejos de la base del cabello estén, más tiempo llevarán en la cabeza y ya habrán eclosionado o estarán muertas. Sin embargo, a simple vista es prácticamente imposible diferenciarlas (de hecho, es frecuente confundirlas con caspa), por lo que hay que eliminarlas todas.