Publicado el 7 julio de 2014 a las 08:21, por

cres blog

El gran avance en el campo de la medicina estética en estos últimos años, con técnicas de rejuvenecimiento facial innovadoras, rápidas, sencillas y con mínimos efectos secundarios han permitido retrasar e incluso evitar el paso por el quirófano.

La clave de la medicina antiaging es la combinación de tratamientos que potencian sus efectos. Suelen ser tratamientos sencillos que en uno o dos meses ofrecen resultados muy notables y que además permiten rejuvenecer sin perder un ápice de naturalidad.

La combinación más efectiva es la que permite un tratamiento integral, corrigiendo por una parte los volúmenes perdidos y mejorando, por otra, el grosor y tersura de la piel, corregir manchas, pequeñas arrugas y, por último, revitalizar la piel de forma general.

La bioplastia facial permite restaurar los volúmenes perdidos, utilizando materiales de relleno reabsorbibles como el ácido hialurónico de diferentes densidades o la hidroxiapatita cálcica. El resultado es una remodelación facial recuperando las convexidades y redondeles característicos de la juventud.

Para tratar la pérdida de tersura y redensificar la piel, se combinan tratamientos de radiofrecuencia facial con infiltraciones de ácido poliláctico y bioestimulación facial con plasma rico en factores de crecimiento plaquetario, que ayudarán a sintetizar colágeno nuevo, aportando grosor y tensión a la piel.

Las arrugas dinámicas, que aparecen al gesticular, se pueden atenuar con la toxina botulínica, relajando la musculatura que produce esas arrugas. También se puede utilizar la toxina para relajar los músculos que deprimen la cara y fortalecer los músculos elevadores consiguiendo un efecto lifting.

La combinación de estos tratamientos se pautará de forma individualizada, teniendo en cuenta la edad cronológica del paciente, el estado previo de la piel y otros aspectos personales. Infórmate de todo ello sin compromiso en Cres Island Medical Center, tus clínicas de Medicina Estética de confianza.