Publicado el 23 octubre de 2014 a las 10:40, por

La criolipólisis, técnica no quirúrgica que consiste en la aplicación de frío para la eliminación de grasa, es el método no invasivo más eficaz para reducir el contorno corporal. Así lo concluye un estudio, elaborado por varias universidades norteamericanas y europeas, publicado en junio de este año por Journal of Clinical, cosmetic and investigational dermatology.

criolipolisis-tratamiento-grasa-corporal-cres

Las células grasas o adipocitos que se encuentran en el tejido subcutáneo son ricas en ácidos grasos saturados, lo que las vuelve sensibles al frío. Por eso una vez que estas células entran en contacto con temperaturas bajo cero se congelan y se rompen. A continuación, se produce una disolución progresiva del adipocito con liberación gradual de lípidos.

La investigación mencionada ha demostrado también que este método consigue reducir la grasa subcutánea de la zona hasta en un 25% después de solo una sesión. Este procedimiento consiste en la aplicación de un transductor que combina presión de vacío, con la que se captan las células grasas del tejido subcutáneo, y frío a una temperatura controlada entre 0º y -2º. La unión de estos elementos permite que la degradación de los adipocitos, células grasas, sea natural sin dañar los tejidos colindantes.

Los pacientes analizados en este trabajo tuvieron una tasa de satisfacción con esta técnica de un 73%, una cifra mayor que con otras tecnologías utilizadas para la lipólisis no invasiva. Esto permite concluir que la criolipólisis demuestra ser un método muy seguro para la reducción del contorno corporal, y con un mínimo de molestia.

La criolipólisis está destinada a aquellas personas que tengan acumulación de grasa y líquido en zonas localizadas del cuerpo y que no quieran pasar por el quirófano. Existen diferentes técnicas como la criolipólisis médica extra fría. Ésta se diferencia del resto en que la temperatura que se aplica es de -5ºC, lo que permite eliminar con buenos resultados la grasa localizada en determinadas zonas del cuerpo. Para este tratamiento es necesaria la utilización de una membrana para evitar las quemaduras en la piel.