Publicado el 31 octubre de 2016 a las 11:27, por

Las claves para el “Joven envejecimiento”

El envejecimiento se produce de manera diferente en cada persona y en cada zona del cuerpo, partimos de la base de que cada individuo es único, por tanto solo podemos hablar en términos generales sobre el envejecimiento. Aún así hay algunos patrones que se repiten para todos: Cómo, cuándo y de qué manera sucede, y cuáles son las claves para mantenerse sano y joven durante el envejecimiento.

Un estudio realizado por el laboratorio de una importante firma de cosmética, llevado a cabo con sesenta mil mujeres de cuatro razas y edades diferentes, comprendidas entre los 20 y los 70 años, han descubierto algo que más o menos intuíamos respecto a las problemáticas que se enfrenta una mujer en cada una de las décadas que comprenden ese margen de edad:

  • A los 20: Se experimenta un declive en la respuesta antioxidante, y a partir de los 25 años disminuye la producción de colágeno de forma natural paulatinamente.
  • A los 30: Comienza a fallar la bio-energía.
  • A los 40: Todas las funciones biológicas de la piel disminuyen.
  • A los 50: El problema es la debilitación de la barrera de protección natural.
  • A los 60: Todos los problemas anteriores se aceleran.

envejecimiento

Independientemente de estos datos, lo que más nos puede interesar ahora es cómo combatir esos efectos y cómo nos vamos a descubrir cada día ante el espejo.

No dejemos que cunda el pánico todavía, no podemos detener el paso del tiempo, pero en Clínicas CRES tenemos la clave para un envejecimiento sano y controlado.

En plena juventud ya sentimos ese declive, sí, a los 25 años comienza a disminuir la producción de colágeno, este componente del cuerpo no solo ayuda a tener un cutis radiante, siendo una proteína compuesta de fibras, da fuerza a las estructuras de nuestro cuerpo, por tanto tiene máxima importancia por su papel fundamental en nuestros huesos, ligamentos, tendones y cartílagos, en la pared de los vasos sanguíneos, córnea ocular, dentina, encías y cuero cabelludo, alguna vez nos hemos realizado esta pregunta ¿por qué mi cabello no pasa del hombro? Ahora tienes la respuesta. La combinación perfecta de cremas, aparatología y una dieta equilibrada, sana y rica en nutrientes puede favorecer el mantenimiento y producción de colágeno.

Nuestra dieta necesita alrededor de 10 gramos diarios de colágeno para solucionar su carencia progresiva, ya sea como complemento alimenticio o por las propiedades de los alimentos, siendo muy recomendados los cacahuetes, las almendras y las nueces, la gelatina, la leche de soja y el té de limón, a rasgos generales.

Es hora de centrarse en la lista pro-colágeno:

  1. Beber agua. Parece algo típico, conocido y que puede resultar hasta manido, pero en CRES lo posicionamos en el primer puesto, otorgando a algo que parece básico la importancia que realmente tiene. Bebe entre 6 y 8 vasos de agua al día, pues actúa como humectante para la piel hidratando nuestras células.
  2. Gelatina. Ocupa uno de los puestos más altos en la producción de colágeno, siendo una de las fuentes principales. Se obtiene del colágeno animal y se compone de, aproximadamente, un 90% de él.
  3. Pescado azul. No olvides incluir en tu dieta semanal el salmón, el atún, las sardinas o las anchoas, pues contienen una alta cantidad de ácidos grasos que promueven la producción de colágeno.
  4. Té verde. Combate a los radicales libres que rompen las fibras de colágeno, puesto que tiene flavonoides (poderoso antioxidante).
  5. Frutas cítricas, cerezas, fresas y tomates. La vitamina C ayuda a nuestro cuerpo a producir colágeno, además de ser una de las más potentes antioxidantes.
  6. Nueces, avena, granos integrables, garbanzos, lentejas, huevos, carnes de res magra, pechugas de pavo y pollo. El colágeno es una proteína, por lo que cuando la consumimos se facilita su propia producción.

Además de estos alimentos, siendo la clave para un buen y sano envejecimiento controlado, debemos incluir en nuestra dieta “todo lo que crezca de la tierra”, pues nuestro cuerpo necesita para prolongar su juventud y su buen estado de salud el zinc, la vitamina E y B-6, selenio y lisina. En nuestra dieta no pueden faltar alimentos tales como el brócoli, las espinacas, la coliflor, los pimientos, el aguacate o las semillas de calabaza.

Pues sí, no tenemos ya esa piel que no necesitaba cuidados típica de los 18 años, pero podemos seguir luciendo una piel radiante, tersa y luminosa con algunos cuidados extra que fomenten lo que va trabajando nuestra dieta. Al fin y al cabo, la clave para el “joven envejecimiento” es la combinación de un Todo.

  1. Come bien, si estás sano por dentro, lo estás también por fuera.
  2. Hacer ejercicio. No dejemos que nuestro cuerpo se vuelva endeble.
  3. Dormir al menos siete horas seguidas. El buen descanso puede influir enormemente en tu estado físico.
  4. Usa cremas hidratantes. La hidratación externa también es fundamental contra el envejecimiento.
  5. Tratamientos regulares. La aparatología puede resultar una gran aliada. Algún peeling químico, mesoterapia facial con vitaminas o la bioestimulación autóloga pueden devolvernos a nuestro estado deseado.
  6. Uso de filtro solar. Evitemos la exposición al sol prolongada y sin protección.
  7. Dejar de fumar. El tabaco produce una toxina que destruye al colágeno.
  8. Reducir el consumo de azúcar.

Parece extenso y complicado, pero la reorganización de nuestros hábitos es la clave absoluta para ese “joven envejecimiento” del que hablamos. Desde Clínicas CRES queremos informarte, asesorarte y guiarte de la mejor manera posible para que consigas la mejor versión de ti. Porque no se trata de no volver a sonreír nunca más para no arrugarse la cara, hablamos de no dejar de hacerlo y, además, sentirnos genial al hacerlo.

No dudes en pedir cita, un equipo de profesionales te atenderá de forma personalizada.

La primera consulta es gratuita.