Publicado el 11 febrero de 2015 a las 17:28, por

La cirugía invisible es la última tendencia en las intervenciones de estética ya que permite frenar los signos del envejecimiento de la forma más natural posible. Así, lo asegura el doctor Pier Francesco Mancini, director de Cirugía Plástica y Estética en las Clínicas CRES, que considera las excepciones a esta nueva dinámica los casos de las actrices Uma Thurman y Renée Zellweger, irreconocibles tras su último paso por el quirófano.

cirugía-invisible

Para lograr este efecto natural, los especialistas en cirugía estética combinan diferentes técnicas quirúrgicas y de medicina estética, como el lifting endoscópico, que sirve para corregir la posición de las cejas, las arrugas del entrecejo y las patas de gallo; la eliminación de las bolsas de los ojos; la toxina botulínica; las mesoterapias con multivitaminas,  que estimulan el metabolismo y tonifican el cutis; y los rellenos de ácido hialurónico en diferentes densidades, indica el doctor Mancini. El objetivo, a su juicio, es “frenar el paso del tiempo y conservar los rasgos naturales de la persona, los que la identifican ante los demás”.

Entre las características de la denominada cirugía invisible es importante que los demás no puedan señalar un retoque específico y que el cambio no sea brusco. La cirugía estética debe tratar de recolocar los tejidos que sufren el efecto de la gravedad a lo largo de los años y de reducir la acción de algunos músculos responsables de las arrugas, según el doctor Mancini. Sin embargo, debe combinarse con otras técnicas menos invasivas para lograr una piel más turgente y luminosa, como la bioestimulación autóloga con factores de crecimiento, las vitaminas intradérmicas y los láseres no abrasivos, encargados de eliminar manchas y mejorar la piel.

La mamoplastia de aumento, la cirugía estética más demandada en el mundo, ahora busca conseguir “bustos acordes con la silueta de la persona, que permitan lucir escote sin que parezcan artificiales”, destaca el doctor Mancini.

España es el cuarto país del mundo en procedimientos de rejuvenecimiento facial no invasivos, según datos de la Sociedad Internacional de Cirujanos Plásticos Estéticos, con 28.326 intervenciones en 2013. Sólo la preceden Estados Unidos, Brasil y México.