rinoplastia

La cirugía de la nariz o rinoplastia es la intervención que permite corregir los defectos de la nariz, sean estéticos o funcionales, por desviación de tabique o problemas de respiración.

Existen muchas técnicas diferentes que dependen de las necesidades del paciente, así como de la experiencia y elección del cirujano, que podemos dividir en dos: técnicas cerradas y técnicas abiertas.

Técnicas cerradas:

Se realizan incisiones únicamente por dentro de la nariz. Son las más utilizadas cuando es la primera vez que se opera la nariz y permiten al cirujano trabajar sobre el caballete y la punta de la nariz.

Técnicas abiertas:

Las técnicas abiertas utilizan una pequeña incisión en la parte inferior de la nariz, que acaba con una cicatriz, prácticamente invisible. Estas técnicas son útiles cuando la nariz ya ha sido operada anteriormente o cuando hay que reducir el espesor de la piel de la punta.

La rinoplastia es una intervención sencilla, pero es importante que el cirujano sea experto, ya que se trabaja a ciegas y es fundamental conocer bien la anatomía de la nariz.

Intervención:

Se puede realizar con anestesia general o con anestesia local y sedación. Normalmente es más conveniente y segura la anestesia general. Dura aproximadamente una hora y el paciente se despierta con una escayola y con unos tapones que sirven para bloquear el posible sangrado. Se recomienda una noche de ingreso y al día siguiente se pueden retirar los tapones y dar de alta al paciente.

Postoperatorio:

No hay dolor, aunque los tapones pueden ser molestos ya que impiden respirar por la nariz. Casi siempre hay hinchazón y moratones de los párpados, además de un aspecto de conjuntivitis con lagrimeo. Lo que resulta de mayor ayuda durante los primeros días es aplicar frío en los ojos para reducir la inflamación. A la semana se retira la escayola y se cambia por unas tiritas de papel que hay que llevar otros 4-5 días.

El paciente puede volver a una vida social normal a los 10-15 días, que es cuando normalmente han desaparecido los moratones, aunque éstos se pueden disimular utilizando algo de maquillaje. Es necesario evitar las exposiciones a sol y al calor intenso durante las primeras semanas, así como no apoyar directamente las gafas sobre la nariz.

Resultados y complicaciones:

La nariz se desinflama poco a poco y al mes se puede apreciar buena parte del resultado. Si bien permanece una cierta inflamación por variaciones en la cicatrización, que no permiten dar por definitivos estos resultados hasta que haya pasado un año o año y medio. Esto es debido a fenómenos relacionados con variaciones del tejido cicatricial profundo y se notan, particularmente, en la punta.

En cuanto a las complicaciones, son muy extrañas y, fundamentalmente, hay que hablar de posibles hemorragias que tienen que ser tratadas con los tapones.

La rinoplastia es una intervención que tiene óptimos resultados cuando se busca solo la corrección de los que se pueden considerar defectos. Quiere decir que no hay que transformar la cara del paciente “colocándole” una nariz perfecta, pero artificial. El mejor resultado se consigue cuando la “nueva” nariz se integra perfectamente con los rasgos de la cara del paciente.

Preguntas Frecuentes:

  • ¿Tendré dolores? No, hay molestias debidas a la dificultad para respirar correctamente y por la hinchazón de los párpados. Éstas duran unos días y disminuyen poco a poco.
  • ¿Me lo notarán? Sí, las personas más cercanas notarán el cambio, ya que la nariz está en el centro de la cara. Pero, como en otras intervenciones de estética, es importante que la nariz no tenga un aspecto artificial, de modo que quien nos conozca después de la intervención no pueda imaginar que no se haya nacido con ella.
  • ¿Cambiará mi personalidad? Evidentemente, no. La personalidad no está en la nariz. Eso sí, una persona a gusto con su aspecto, siempre se siente más segura y confiada.
  • ¿Cuándo podré hacer deporte? En general hay que esperar un mes, sobre todo por tener una respiración adecuada.
  • ¿Cuándo podré tomar el sol? Para ponerse con la cara directamente al sol hay que esperar unos meses. Esto se debe al hecho que el calor aumenta la hinchazón, así que hay que evitar igualmente saunas u otros establecimientos similares.
  • ¿Se cae la punta después? No, lo que ocurre es que hasta que no pasan unos 6 meses, y debido a la evolución del tejido fibroso, la punta de la nariz no está en su posición definitiva.