reduccion-mamaria

La reducción mamaria o mamoplastia de reducción es la intervención que permite disminuir el tamaño de los pechos, volviendo a darles forma y colocándolos en su posición correcta.

En muchos casos esta intervención no tiene sólo una finalidad estética, ya que un peso exagerado de las mamas puede producir importantes problemas de columna y dolores de espalda.

Las técnicas que existen son muchas y la elección depende de la experiencia del cirujano. Además, las técnicas actuales intentan reducir el tamaño de las cicatrices que pueden ser:

  • Peri-areolar: sólo alrededor de la areola
  • En” i”, la peri-areolar y una rama vertical hasta el surco sub-mamario
  • En” L”, con una pequeña rama lateral en el surco sub-mamario
  • En T invertida o ancla

Las cicatrices, en general, mejoran con el paso del tiempo y tienen un aspecto bastante bueno. A cambio, el pecho tendrá un tamaño adecuado y una forma y posición bonitas.

Intervención:

La intervención se realiza en anestesia general y dura entre 2 y 3 horas. La paciente despierta con unos apósitos, unos drenajes para reducir el riesgo de hematomas y un sujetador de tipo deportivo. El ingreso hospitalario es de una noche y a la mañana siguiente se retiran los drenajes para que la paciente pueda marcharse a su casa.

Postoperatorio:

Los primeros días son incómodos porqué no se puede tocar nada, así que la paciente no puede quitarse el sujetador ni ducharse por completo. Puede haber picores o sensación de sequedad de la piel debida a los desinfectantes, pero no hay dolor. A los 2 ó 3 días, la paciente tiene que acudir a consulta para la primera revisión, después de la cual puede empezar a ducharse y utilizar cremas hidratantes. En este momento el pecho esta, bastante inflamado, puede haber algún moratón y las heridas estarán cubiertas con unas tiritas de papel. La paciente podrá quitarse el sujetador solo para la ducha y para lavarle y esto durante todo el primer mes. Los puntos (muy pocos) se retiran en partir a los 10 días.

Resultados y Complicaciones:

Al principio el pecho estará inflamado e hinchado, así que habrá que esperar un mes o dos para ver el resultado final. Además, durante este periodo de tiempo tendrá un aspecto poco natural ya que para compensar los efectos de la fuerza de gravedad, el cirujano tiene que darle una forma que al principio es algo rara. Estará más abultado en la zona superior y con las areolas mirando, levemente, hacia abajo. Luego la fuerza de gravedad normalizará su aspecto.

Las complicaciones son poco frecuentes y son: hematomas, infecciones, seromas y problemas de cicatrización. En la mayoría de los casos se resuelven de forma rápida y sencilla.

Preguntas Frecuentes:

  • ¿Cuándo podré usar un sujetador normal? Al mes de la intervención, normalmente, se puede usar cualquier tipo de sujetador.
  • ¿Cuándo podré volver a una vida normal? En un máximo de 10 días se puede volver a una vida normal, pero hay que intentar evitar esfuerzos con los brazos durante un mes y esto incluye los deportes en los que se utilicen los brazos.
  • ¿Cuándo podré bañarme? La ducha se permite a los 2-3 días, para bañarse hay que esperar un mes.
  • ¿Cuándo podré tomar el sol? Transcurrido un mes, pero evitando la exposición al sol de las cicatrices durante los primeros 6 meses.
  • ¿Perderé sensibilidad? No, sólo temporalmente debido a la inflamación.
  • ¿Se me notarán las cicatrices? Ninguna cicatriz desaparece, pero con el paso del tiempo su aspecto mejora. Al principio es normal que sean más rojas, duras y visibles; luego se van ablandando y aclarando y, al final, como mucho se parecen a finas estrías si se han cuidado correctamente.

Infórmese también sobre las intervenciones de aumento mamario o mamoplastia de aumento disponibles en Clínicas CRES