otoplastia

La otoplastia es la intervención que permite corregir los problemas de las orejas, en particular las orejas de soplillo.

Se trata de una intervención muy sencilla en la cual el cirujano devuelve a las orejas sus pliegues normales y reduce los cartílagos que sean demasiado grandes. Con esto se consigue dar a las orejas una forma normal y “pegarlas”. Los resultados son muy positivos y naturales y se aprecian al mes de la intervención. Las cicatrices quedan totalmente escondidas en el pliegue detrás de las orejas.

Intervención:

Se realiza en anestesia local o anestesia local con sedación. Dura aproximadamente una hora y el/la paciente puede marcharse de alta al poco tiempo. Para controlar la hinchazón es conveniente aplicar un vendaje durante unos días y luego cambiarlo por una banda elástica de tipo deportiva. En general, no hay dolor y las únicas molestias son debidas al vendaje durante los primeros días. Los resultados se aprecian al mes y son definitivos a los 6 meses.

Técnica:

Existen diferentes técnicas para realizar esta intervención, que se escoge dependiendo del problema que presenta cada paciente. En todos los casos, las incisiones se realizan detrás de la oreja y desde ahí el cirujano puede trabajar sobre los cartílagos. En la mayoría de los casos, se doblan los cartílagos con unos puntos de sutura y se retira el exceso en la parte inferior de la oreja. Se termina cerrando las heridas detrás de la oreja y vendando la cabeza.

Postoperatorio:

Los primeros días pueden ser molestos por el vendaje, ya que puede picar y dar calor. A los 4-5 días se retira el vendaje en consulta y se puede empezar a lavar la cabeza. Es necesario utilizar una banda de pelo todo el tiempo que se pueda, especialmente para dormir, y evitar así roces involuntarios con la almohada. Al principio las orejas estarán hinchadas e inflamadas, con un aspecto extraño, similar a cuando hace mucho frío (amoratadas), pero poco a poco se van desinflamando. Los puntos se retiran entre los 10-15 días, pero el paciente puede hacer vida normal a partir de los 4-5 días, cuando se retira el vendaje. Hay que evitar situaciones de mucho calor, así como ponerse gafas durante las primeras semanas.

Resultados y Complicaciones:

Los resultados se aprecian al mes y son definitivos a los 3-4 meses. En general el resultado final es muy bueno y natural. Las complicaciones posibles son pequeños hematomas y la posibilidad que algún punto que mantiene la oreja doblada pueda soltarse antes de tiempo. Esto se solucionaría con un pequeño retoque a los 3 meses.

Preguntas frecuentes:

  • ¿Hay dolor? En general no, pero durante los primeros días el vendaje puede dar algo de dolor de cabeza, controlado muy fácilmente.
  • ¿Es necesario el vendaje? Sí, es muy conveniente para limitar la hinchazón.
  • ¿Las orejas serán normales? Sí, una vez desaparece la inflamación su aspecto será totalmente normal.
  • ¿Podré hacerme una coleta? Sí, las cicatrices están totalmente escondidas y pasados unos meses serán casi imperceptibles.
  • ¿Si fuera necesario un retoque, será como la primera intervención? No, los retoques son, generalmente, muy pequeños y el postoperatorio muy rápido y sin molestias. No es necesario el vendaje.