liposuccion-con-laser

La Liposucción asistida con láser o Lipoláser es un tratamiento moderno, efectivo y de gran evolución en el campo del remodelado corporal que mejora considerablemente el resultado de la liposucción convencional.

Las liposucciones nacieron en los años 70 en Italia y Francia. Estas técnicas permitían eliminar zonas localizadas de grasa y moldear la silueta con unas cicatrices muy pequeñas. Unos de los principales defectos de las liposucciones convencionales es la dificultad de corregir los problemas de flacidez de la piel y siempre ha sido una importante limitación en estas intervenciones. Además, la recuperación de las liposucciones solía ser larga y molesta.

Hace pocos años se empezó a experimentar con láseres para obtener mejores resultados en casos de flacidez cutánea y hoy se puede afirmar que las liposucciones asistidas por láser son una verdadera revolución en el campo del remodelado corporal.

Se pueden tratar numerosas zonas:

  • muslos
  • cartucheras
  • rodillas
  • abdomen y flancos
  • pechos en ginecomastia (hombres)
  • espalda
  • papada
  • brazos
  • pubis

Utilización del láser:

Los láseres utilizados en las liposucciones permiten descargar, de forma controlada, energía directamente dentro de la capa de grasa. La energía se traduce en calor y las temperaturas alcanzadas permiten la destrucción de las células de grasa de una forma mucho más homogénea y uniforme que la antigua extracción con cánulas. Además, estos láseres tienen la capacidad de coagular los pequeños vasos sanguíneos y reducen al mínimo los moratones, la inflamación y el dolor postoperatorio.

El otro efecto importantísimo del láser es también debido al calor que generan. Desde hace muchísimos años es conocido que cuando la temperatura de la dermis (la capa profunda de la piel) sobrepasa los 62ºC, se produce una visible retracción y acortamiento de las fibras de colágeno. Esta retracción conlleva un evidente efecto lifting sobre la zona tratada, reduciendo la flacidez y mejorando el aspecto de la piel. En las liposucciones con láser se puede alcanzar estas temperaturas sin producir quemaduras ya que el calor va de dentro a fuera, así que cuando la temperatura es de 62ºC en la dermis, no sobrepasa los 45ºC en la epidermis.

El último efecto del láser lo logramos al favorecer la retracción cutánea y una fibrosis postoperatoria (cicatrización interna) que durante muchos meses mejora el resultado estético.

Ventajas en su utilización:

Mejores resultados estéticos ya que se puede redefinir la silueta uniformemente y sin generar ondulaciones. La retracción del colágeno y los efectos de la fibrosis permiten reducir la flacidez cutánea.

Mejor y más rápida recuperación postoperatoria. Los láseres reducen la inflamación, los moratones, el dolor y el resultado estético es más rápido. Además, la inflamación desaparece más rápidamente, permitiendo una vida normal en pocos días y eliminar la faja compresiva a partir de una semana.
Los láseres permiten tratar casi a todos los pacientes y las zonas del cuerpo con resultados estéticos espectaculares, con mínimas molestias y una recuperación muy rápida. Se puede redefinir la silueta de forma eficaz, segura y rápida.

Intervención:

Se puede utilizar anestesia local si se trata de zonas pequeñas o en anestesia local con una suave sedación para tratar zonas corporales más amplias. La anestesia se infiltra dentro de la capa de grasa de la zona elegida. Cuando la zona está completamente anestesiada se trabaja la capa de grasa con la fibra óptica del laser (menos de 1 mm. de diámetro) y se trata toda el área deseada. Los parámetros utilizados, de energía y potencia, se han puesto a punto en más de 600 tratamientos y permiten, de forma segura, una uniforme destrucción de las células de grasa y la contracción del colágeno.

Los adipocitos destruidos liberan aceites (colesterol y triglicéridos) que se mezclan con el agua usada para la anestesia. Estos desechos podrían ser absorbidos y eliminados por el organismo, pero crearía una sobrecarga en el hígado y además retrasaría la aparición del resultado estético. Por ello, siempre es conveniente aspirar este material utilizando una cánula de 3 mm. de diámetro.

Terminada esta última fase y sin necesidad de vendajes, se coloca al paciente una faja compresiva y pasa a una habitación para su recuperación inicial.

Tan sólo unas horas después puede marcharse a casa.

Postoperatorio:

Las primeras 48 horas resultan ser las más molestas. Existe algo de inflamación y el dolor es parecido a agujetas musculares; la faja compresiva no se puede quitar ni siquiera para tomar una ducha. Además, durante las primeras horas (4-6) el líquido utilizado para la anestesia tiende a salir en forma de una secreción manchada de sangre. Aunque sea un fenómeno algo impactante, resulta positivo para el drenaje y absolutamente normal.

A las 48 horas, el paciente puede retirar la faja para lavarla, ducharse y ponerse una crema hidratante. La faja tiene que llevarse durante las 24 horas del día hasta la primera revisión que se realiza a los 7 días. Normalmente, a partir de esta revisión la faja puede ser, progresivamente, eliminada.

Durante el postoperatorio los pacientes pueden y tienen que reanudar toda actividad normal. Esto no sólo es posible, si no también recomendable, ya que acelera su recuperación.

Resultados:

Como ya se ha explicado anteriormente, las liposucción con láser sirven para modificar las formas y redefinir la silueta. Por supuesto consiguen, también, una importante pérdida de volumen, pero esto siempre persigue la finalidad de esculpir el cuerpo. Utilizando los láseres el resultado de cambio de aspecto es muy rápido y se puede apreciar ya entre los 4 y 7 días, aunque en algunos pacientes es muy evidente tan solo 24 horas después.

Al principio la inflamación presente enmascara la pérdida de volumen y ésta es apreciable en un 70% al mes de la intervención. A partir de este momento, el resultado seguirá mejorando a lo largo de muchos meses, con una mayor pérdida de volumen y una mayor retracción de la piel. ¡A los 3-4 meses es absolutamente espectacular!

Posibles complicaciones:

Como en todo tipo de cirugía hay un pequeño riesgo de infecciones, seromas, etc. y por esta razón es fundamental realizar todo el procedimiento en hospitales adecuadamente equipados y organizados. Además, puede existir micro quemaduras que resultan totalmente inapreciables a las 24-48 horas.

Preguntas frecuentes:

  • ¿Puede ser necesario retocar alguna zona? En toda cirugía puede ser necesario un pequeño retoque pasados unos meses para alcanzar el resultado ideal. Lo que no ocurre con esta técnica es ver los problemas de depresiones o hundimientos típicos de liposucciones convencionales mal hechas.
  • ¿Tendré que tomar fármacos? Por precaución durante los primeros días es necesario tomar antibióticos y anti-inflamatorios.
  • ¿Qué precauciones tengo que tomar en el postoperatorio? Aparte de evitar el sol directo en las zonas tratadas durante un mes, para evitar manchas en la piel y el calor muy intenso que aumentaría la hinchazón, se puede hacer una vida completamente normal, incluyendo la práctica deportiva a partir de tres semanas.
  • ¿El resultado es definitivo? Si hablamos de la silueta conseguida con esta técnica, el resultado es definitivo. Pero esto no es un método de adelgazamiento y se puede engordar o adelgazar. Los cambios de peso no modificarán la silueta conseguida, ya que en estos casos aumentaría o disminuiría el volumen de todas las células adiposas del cuerpo; es decir, se engorda o adelgaza de forma uniforme. Nunca más habrá zonas de acúmulos localizados de grasa debidos a la existencia de un mayor número de células adiposas en áreas determinadas y que afeen la silueta.
  • ¿Se pueden tratar sólo zonas y cantidades pequeñas? La liposucción con láser puede eliminar cualquier cantidad de grasa y tratar zonas grandes o pequeñas.
  • ¿Seré buena candidata/o a una liposucción con láser? Si el problema consiste en acúmulos de grasa y/o flacidez de la piel, seguramente la liposucción láser puede conseguir el resultado que deseas. Con esta técnica podemos tratar cualquier zona del cuerpo, además de zonas de la cara como la papada o el óvalo facial y conseguir los mejores resultados posibles.