blefaroplastia

Cirugía de los Párpados: Blefaroplastia

La blefaroplastia es la intervención de cirugía estética que permite corregir los problemas estéticos de los párpados, como:
Exceso de piel en el párpado superior. Produce un aspecto envejecido e impide progresivamente la visión. Además, cuando esto ocurre se van forzando los músculos de la frente y aumentan las arrugas frontales.

Bolsas de grasa. Aparecen en los párpados superior e inferior. En realidad son hernias de la grasa que rodea el globo ocular, que se hacen evidentes por la progresiva pérdida de tono del músculo orbicular.

Exceso de piel del párpado inferior. Las bolsas del párpado inferior pueden ser congénitas por la forma de la cara y aparecer en edades tempranas.

A todo esto se puede añadir una caída progresiva de la parte lateral de las cejas, lo que produce un aparente aumento de la piel del párpado superior, en particular en la zona lateral lo que conocemos como patas de gallo.

Hay que subrayar que todas las alteraciones estéticas de los párpados afectan de forma muy importante al aspecto de la mirada, produciendo una apariencia cansada y envejecida, como si la expresión de los ojos perdiera brillo.

Técnicas:

Las técnicas que se pueden utilizar para corregir los problemas estéticos de los párpados son diversas y se eligen a la medida de cada paciente, después de un correcto diagnóstico para conseguir el resultado estético más natural.

Es frecuente que haya que combinarlas con otras técnicas quirúrgicas o tratamientos estéticos para llegar al resultado ideal.

Entre ellas destacamos las siguientes:

  • Blefaroplastia superior, que consiste en eliminar la piel sobrante de los párpados superiores. En este caso se practican unas incisiones que acaban en una finísima cicatriz escondida en el pliegue del párpado superior. Al mismo tiempo, se elimina la bolsa de grasa que existe en el ángulo interno del párpado superior. Para realizarla se puede utilizar el láser como instrumento de corte de alta precisión que, además, sella inmediatamente los vasos y elimina el sangrado.
  • Blefaroplastia inferior tradicional, se practica una incisión a un milímetro de la línea de las pestañas, con la cual se puede llegar a las tres bolsas de grasa y eliminar lo que sobresale de ellas. Al mismo tiempo se elimina una fina tira de piel que ayuda a tensar el párpado.
  • Blefaroplastia inferior tras-conjuntival. En este caso la incisión se practica dentro del ojo, en la conjuntiva. Con esta técnica se llega directamente a las bolsas sin cicatriz visible. Para la blefaroplastia tras-conjuntival es muy útil el láser, que permite un trabajo mucho más preciso y sin sangrado. La incisión en la mayoría de los casos no necesita puntos de sutura.La limitación de esta técnica es que no se pueda retirar el exceso de piel del párpado inferior, por lo que puede ser necesario, incrementar el tratamiento con un resurfacing con láser del párpado inferior. El resurfacing consigue tensar la piel y reducir el exceso de piel.

Estas técnicas tienen que ser elegidas por el cirujano a medida de cada paciente y combinadas de la mejor forma en beneficio del resultado que se desea.

Es frecuente combinar la blefaroplastia con otros tratamientos como: toxina botulínica, infiltraciones, cantoplastia, lifting endoscópico de las cejas y del área de los pómulos entre otras técnica, con el objetivo de mejorar el resultado.

Intervención:

La blefaroplastia es una intervención sencilla que, en manos experimentadas, precisa sólo anestesia local acompañada de una suave sedación. Dura entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la técnica elegida, y el paciente puede darse de alta trascurridas unas horas.

Postoperatorio:

El paciente tendrá unos finos puntos de sutura que cierran las heridas y unas tiritas de papel. No hay dolor, pero los párpados estarán algo inflamados y puede haber lagrimeo y picor.

En ocasiones se pueden formar moratones en el párpado inferior (es extraño con la técnica tras-conjuntival). Estas molestias iniciales se alivian con pomadas, colirios y aplicaciones locales de frío. Los puntos de sutura se retiran entre los 5-7 días siguientes y los posibles moratones pueden tardar unos días más en desaparecer. El paciente está en condiciones de volver a su vida social normal en 6-10 días, según la técnica utilizada y las reacciones personales.

En el caso de un resurfacing con láser, la zona tratada se enrojece y se cubre con pomadas. También será necesario proteger la nueva piel del sol durante varios meses.

En general, al mes los resultados son perfectos y definitivos. Además, hay que subrayar que las bolsas inferiores eliminadas quirúrgicamente casi nunca vuelven a aparecer.

>Resultados y complicaciones:

Los resultados de la blefaroplastia son muy buenos y rejuvenecen la mirada. Las finas cicatrices, que pueden existir, están levemente enrojecidas durante los primeros meses, pero luego se hacen prácticamente imperceptibles.

Las complicaciones más frecuentes son leves infecciones, hematomas y, en pocos casos, problemas de cicatrización que puedan requerir retoques, pasados unos meses.

Preguntas frecuentes:

  • ¿Perderé expresión? Desaparece la expresión cansada y triste y se devuelve la expresión que se tenía tiempo atrás.
  • ¿Puede quedar el ojo redondo? Con la técnica de blefaroplastia externa, el borde del párpado inferior puede tirar, levemente, hacia abajo durante unos meses. Esto es debido, generalmente, a fenómenos de fibrosis (cicatrización) profunda y desaparece poco a poco con ayuda de masajes.
  • ¿Cuánto dura el resultado? Las bolsas de los ojos casi nunca vuelven a aparecer. Así que podemos decir que el resultado es definitivo. Los excesos de piel sí pueden volver a formarse poco a poco, pero necesitan muchos años para volver a presentarse con la misma envergadura.