aumento-mamario

Cirugía del Aumento Mamario o Mamoplastia de aumento

El pecho femenino representa uno de los símbolos más importante de la feminidad, y su estética, en cuanto a forma o tamaño, puede afectar a la autoestima de una mujer. El pecho perfecto no existe, pero si es muy pequeño o ha sufrido tras un embarazo un cambio brusco de peso u otro motivo, el implante de una prótesis mamaria puede corregirlo con un excelente resultado estético y natural.

Las prótesis que se pueden utilizar son diferentes en forma y dimensiones y es necesario elegir la adecuada dependiendo de cada paciente o situación. Todas las prótesis se presentan como un envoltorio de silicona relleno de gel cohesivo de silicona y tienen un tacto muy parecido a la glándula mamaria. Estos materiales han ido evolucionando desde 1962 y hoy en día son extremadamente seguros y fiables.

Los nuevos geles cohesivos son más seguros ya que si se rompe la prótesis, la silicona no sale, mantiene la forma y se han reducido al mínimo los fenómenos de encapsulamiento o endurecimiento.

Técnica de Implante. Vías de Acceso:

Existen tres vías de acceso para poner una prótesis mamaria y cada una tiene sus ventajas y desventajas. Su elección depende de varios factores como la anatomía de la paciente, el tipo de prótesis, etc.

  • Vía sub-mamaria: La incisión y la consiguiente cicatriz se localizan en el pliegue debajo de la mama. Es una vía fácil y segura, pero la cicatriz puede ser visible.
  • Vía axilar: La incisión está en la axila con una cicatriz muy estética y sin relación con el pecho, pero la recuperación es más dolorosa y complicada.
  • Vía areolar: La cicatriz queda en el borde inferior de la areola y, pasados unos meses, es casi invisible. Es una vía muy segura, fiable y estéticamente muy buena.

Las prótesis mamarias se pueden colocar por delante o por detrás del músculo pectoral y en este caso también es conveniente adaptar la posición a las características anatómicas de la paciente. Ambas posiciones pueden tener problemas específicos y es necesario evaluar todos los pros y contras.

Posición del Implante:

  • Posición Retropectoral: El implante se coloca en un “bolsillo” que se realiza entre el músculo pectoral mayor, el pectoral menor y las costillas. Esta posición tiene sus ventajas cuando la paciente es extremadamente delgada y se necesita cubrir el tercio superior de la prótesis para reducir la posibilidad de que se vea el borde superior del implante. En su contra hay que decir que es menos lógica y natural y que hay que cortar el músculo pectoral. Además, pueden producirse efectos estéticos poco agradables con las contracciones del músculo. Esta posición era muy ventajosa con las prótesis antiguas para enmascarar los efectos de un encapsulamiento de la prótesis.
  • Posición Retrofascial: El implante se coloca detrás de la fascia que cubre el músculo pectoral. Consigue un mejor resultado que poniendo la prótesis detrás del músculo, pero hay más riesgos de sangrado y dolor. Es poco frecuente.
  • Posición Retroglandular: El bolsillo se realiza entre la glándula mamaria y el músculo pectoral en una posición más lógica y natural. Los riesgos son mínimos, los resultados estéticos perfectos y no hay dolor postoperatorio.

Tipos de Implantes:

Los implantes actuales son muy buenos e, independientemente de la marca, presentan características muy similares. Las mayores diferencias se encuentran en los modelos y formas, cada fabricante tiene un catálogo enorme y la elección de la prótesis tiene que ser responsabilidad del cirujano y adecuarse al tórax de la paciente.

Con el fin de conseguir un resultado natural, es importantísimo respectar unas líneas estéticas del pecho. La más importante es la línea, en la vista de perfil, que va desde la clavícula al pezón. Esta línea tiene que ser recta, ya que en naturaleza no existe ningún abultamiento superior que crea un efecto “pelota”. Para que esta línea quede recta no tiene importancia la forma de la prótesis (anatómica o redonda), si no es importante que el diámetro vertical del implante no sobresalga y no supere un cierto punto. Este cálculo, bastante sencillo para un cirujano con experiencia, permite afirmar que hay unos implantes adecuados a cada paciente y que su volumen y/o peso no tienen ninguna relevancia. Lo que importa son los diámetros y, y se calculan correctamente, se puede poner más o menos volumen eligiendo los diferentes modelos de prótesis.

Implantes Anatómicos:

Estos implantes simulan la forma de la glándula mamaria en la posición de pie. Nacieron como implantes para la reconstrucción mamaria y tienen como ventaja la de simular mejor la forma del pecho en pacientes, extremadamente, delgadas.

Inconvenientes:

  • Son más duros al tacto
  • Abultan exageradamente la parte superior de la mama
  • Tienen una movilidad limitada
  • Necesitan la cicatriz sub-mamaria (poco estética) para ser colocados adecuadamente.

Implantes Redondos:

Existen muchos modelos y permiten un resultado mucho más natural.
El gel, más blando, toma la forma natural según la posición de la paciente: En gota si está de pie, o redonda en posición tumbada. Cambian según los movimientos de la paciente como un pecho normal. Son más blandos al tacto y se pueden colocar a través de cualquier vía. La gran cantidad de modelos permite adaptarlos perfectamente a toda paciente.

Intervención:

Lo más seguro es realizarla con anestesia general. Se trata de una anestesia suave y rápida (1 hora). En ocasiones es conveniente, para evitar hematomas, poner dos finos drenajes durante las primeras horas. La paciente se queda ingresada 24 horas y a la mañana siguiente se le retiran los drenajes y se puede marchar a su domicilio. El aspecto inicial del pecho no es el definitivo, por la inflamación e hinchazón.

Postoperatorio:

Durante los primeros dos días lo normal es presentar alguna leve molestia que son debidas a fenómenos como los picores, la sensación de sequedad de la piel y al peso de los implantes. No hay dolor. A las 48 horas se realiza la primera revisión y a partir de este momento se permite la ducha y poner cremas hidratantes. Esto elimina casi todas las molestias y la paciente puede volver a una vida normal. Las única excepciones son la de usar el sujetador durante las 24 horas y evitar esfuerzos con los brazos durante 2 semanas. Durante el primer mes hay que evitar el sol en las cicatrices. Al mes el pecho esta blando y tiene un buen aspecto, pero siguen leves fenómenos inflamatorios que hacen que el resultado no se puede considerar definitivo hasta los 4-6 meses.

Resultados:

Los resultados de un aumento mamario son totalmente naturales y estéticamente perfectos si se respetan ciertas medidas y si el volumen final es adecuado al tórax y al físico de la paciente. Estos resultados son completo y definitivos transcurridos entre 4 y 6 meses.

Complicaciones:

Como en cualquier otra intervención quirúrgica pueden darse: infección, hematoma, seroma, etc. En todo caso se intenta prevenir todo ello y estas complicaciones son muy poco frecuentes, pero no existe riesgo cero en ninguna cirugía. El encapsulamiento o rechazo es, en principio, un fenómeno normal y sólo en condiciones extremas puede considerarse una complicación y requerir tratamiento. Con las prótesis de gel cohesivo su incidencia es inferior al 1%.

Preguntas Frecuentes:

  • ¿Puedo hacerme mamografías? Sí. Sólo hay que avisar de ser portadora de implantes mamarios. En ocasiones son más convenientes las ecografías mamarias.
  • ¿Existe algún riesgo de cáncer o enfermedades mamarias? Rotundamente no. Todos los estudios han demostrado lo contario.
  • ¿Puedo dar de mamar? Sí. La prótesis no afecta para nada a la función normal de la glándula mamaria. En caso de embarazo y lactancia los cambios estéticos son los típicos y no tienen nada a que ver con las prótesis.
  • ¿Se pierde sensibilidad? No. Durante los primeros meses pueden darse alteraciones de la sensibilidad como una reducción o aumento de la misma, y son transitorias ya que se deben a la inflamación postoperatoria.
  • ¿Me lo notarán? Las personas más cercanas notarán el cambio, pero lo importante es que nadie podrá pensar que el pecho es operado. El resultado es totalmente natural, se integra totalmente en la estructura física de cada paciente y debe moverse con los cambios de posición.
  • ¿Explotan las prótesis? No. Durante el primer mes es conveniente evitar viajes de más de 2-3 horas en avión, ya que la presurización puede aumentar la inflamación. Las prótesis no explotan: se testaron en los laboratorios de la NASA.
  • ¿Hay que cambiarlas periódicamente? No. los implantes mamarios tienen que ser controlados una vez al año pero no hay que cambiarlos a menos que se detecten problemas. Existe una garantía del fabricante que dura un cierto número de años, pero esto no quiere decir que haya que cambiarlos.

Infórmese también sobre las intervenciones de reducción mamaria disponibles en Clínicas CRES