Publicado el 8 abril de 2015 a las 11:36, por

Las mujeres tratan antes las arrugas que aparecen en el tercio superior de la cara, como las patas de gallo, que las ubicadas en otras zonas faciales. Así lo confirma un estudio estadounidense, que analizó a 603 consumidoras de tratamientos de medicina o cirugía estética, como el Biolifting Endoscópico, que prefirieron rejuvenecer zonas como la frente o los parpados, dejando para más tarde el tratamiento de los labios o las mejillas.

biolifting-arrugas-frente

El estudio, publicado en Journal of Dermatologic Surgery and Oncology, determinó qué zonas de la cara preferían tratar las mujeres de entre 30 y 65 años. Ocho de cada diez pacientes apostaron por eliminar -antes- las patas de gallo, seguidas de las que trataron las arrugas en las comisuras de los labios (74%) y de las que redujeron las imperfecciones en la zona de las ojeras (72%). Asimismo, el estudio confirmó que las menores de 45 años eran más propensas a someterse a tratamientos estéticos en la zona superior de la cara.

Los signos de la edad en el tercio superior facial, sobre todo en la zona de las cejas, envejecen la mirada debido a la flacidez, que produce el descenso del párpado superior y -como consecuencia- una mayor utilización del músculo frontal, favoreciendo la formación de arrugas.

El Biolifting Endoscópico, realizado en CRES Health & Beauty, es eficaz para tratar las zonas faciales afectadas por la flacidez gracias a la combinación de dos técnicas, el Lifting Endoscópico y la Bioestimulación Autóloga con Plasma Rico en Plaquetas (PRP), que favorece la cicatrización final, eliminando más rápido los signos del envejecimiento.